Goma de borrar
 
martes, agosto 30, 2005
OBLIGACIONES SENCILLAS

Por Alejandra Laurencich

Apenas me desperté esta mañana tomé un compromiso conmigo misma. Decidí mantener la actitud positiva, la esperanza. Sin desmoronarme ante el primer signo de mezquindad. Mezquindad dije. Sí, acabo de escribirlo y si estuviera en una sesión de terapia mi analista diría: qué quiere decir con mezquindad. Trato de revisar el concepto. El primer signo de ¿suerte mezquina, inteligencia mezquina? ¿Mezquina generosidad? A qué le tengo miedo, carajo. A que dios se enoje conmigo por no tener la actitud de jane fonda, nacha guevara o gabriela sabattini, pura sonrisa y me gusta ser como soy, me asumo y el mundo muestra su cara de macdonals. Una actitud como la del Diego, (dieguito querido decíme cómo hiciste para reírte otra vez). Qué es lo que me asusta cuando lo único que debo hacer es dejar mi casa para ir a cumplir con un par de obligaciones sencillas. Me lavé los dientes y la cara, hice pis en un frasquito esterilizado, tal como indicaba la prescripción del médico, me miré al espejo y traté de cantar algo. Algo feliz. Lo primero que me vino a la memoria fue una canción de Sergio Denis que cantábamos camino a la playa cuando éramos chicos. Veeen quee loos hombreees volveeerán a ser hermaaanoos. La música imitaba el Himno a la Alegría. Me lavé las manos con agua caliente. Apagué la luz y fui a la cocina a prepararme unos mates.

Sobre las ramas retorcidas de la parra en el patio descubrí una pequeñísima hoja. La primera de la temporada. Me emocioné y pensé: es un signo de que la primavera llega a mi vida. Todo está bien en el mundo. La yerba con naranja es lo más rico que hay.

Cuando salí a la calle mi compromiso permanecía naturalmente intacto. Hacía frío pero había un lindo sol en el cielo. Pasé la verdulería y pensé en las horas que llevaría despierto el verdulero. Imaginarlo cargando cajones a la madrugada, discutiendo precios en el mercado con su bufanda a cuadros desteñida, mientras yo, calentita en mi cama, asumía compromisos sobre la actitud a mantener durante el día, me hizo avergonzar un poco. Hay héroes cotidianos, admirables peones que construyen la patria en silencio me dije. Y tuve la visión de una bandera flameando. Una bandera sobre la casa de gobierno. Se puede hacer patria barriendo una vereda, acomodando los tomates para que se vean lindos y se vendan. Ganarse el pan de cada día. Honestamente. Mientras la primavera avanza. Todavía no hay brotes en los árboles. Aún es invierno. Pero ya llegará el día.

Debía pasar por el banco a cobrar un cheque. Había viejos haciendo cola, afuera. Supuse que sería día de cobro para los jubilados. Mientras esperaba a que el cajero revisara mi documento escuché la conversación en la ventanilla de al lado. Una anciana metida en un tapado gastado que combinaba con unas gruesas medias deportivas y unas zapatillas de franela decía amablemente: ¿Y el aumento? ¿No vienen los treinta pesos de aumento? Tiene que reclamar en la anses, le dijo el cajero. ¿Pero usted no me los paga hoy? Tiene que ir a la anses. Cómo puede ser, a mi hermana le vinieron y a mí, no. Tiene que ir a la anses a reclamar. Dijeron que íbamos a cobrar 30 pesos de aumento. Pensé en el boleto que debería sacar la anciana para ir a reclamar los treinta pesos. Ida y vuelta. Un peso con 60. Reclamaría 28 con 40 entonces. Las piernas chuecas, los dedos abultados como pequeñas montañas bajo la franela de sus zapatillas. Tal vez haya sido enfermera en su juventud, tal vez peluquera, tal vez ama de casa. Treinta pesos. Dejar la comida preparada y salir al frío nuevamente, a esperar en la parada del colectivo el que la llevara a la ANSES. Había muchos viejos en la cola, fui mirándolos a medida que recorría el banco hacia la salida. Veeen, canta, sueña cantaaando, vive soñaaando el nuevo soool. Salí a la vereda y encendí el primer cigarrillo del día. Crucé la calle. Un chiquito de diez o doce años se esmeraba en limpiar el parabrisas de un auto antes de que el semáforo diera luz verde. Alguien le tocó bocina mientras él se guardaba la moneda. Lo vi limpiarse los mocos en la manga del buzo marrón. Me miró con una mirada seca. Como si me preguntara: qué pasa, hay algún problema. Cuando me dio la espalda vi la inscripción del buzo. Paradise beach. Entre flores y palmeras.

Eran poco más de las diez de la mañana y mi compromiso empezaba a deshacerse. Supe que para la noche, lo único que quedaría en pie, sería la ansiedad de pararme bajo la parra del patio. Para buscar mi hoja. Para encontrar la confirmación de que el mundo seguía teniendo la promesa de una primavera.

posted by Mori Ponsowy at 6:51 p.m. 7 comments

lunes, agosto 29, 2005
Hoy: EL JABALÍ


posted by Mori Ponsowy at 12:09 p.m. 0 comments

viernes, agosto 26, 2005
A FIN DE CUENTAS

por Daniel Calabrese


Qué pasó entonces con los pobres alquimistas.
Qué hizo la tierra con sus nombres.
Al final los rumbos perdidos
no se recuperan.

Qué pasó con los débiles de huesos.
Qué hicieron con la parte blanda de sus cuerpos.

A fin de cuentas
el viento corta la cara,
las piedras te rompen las manos,
el frío nos aguijonea los pies.
Y no saldremos vivos de esta vida.

Qué pasó con todo aquello que buscamos.
Con la mujer que hacía danza, y con la otra,
la que tenía un rostro medieval,
el amigo vestido de negro metiéndose
en el viento de la plaza,
si al final sólo un pedazo,
un puñado de algo nos hará caer de bruces.
Qué pasó con los cinco años de piano,
con la libertad de los monjes, el sol
que dio en la cara de mi madre a la orilla
de un río estancado.

Si al final
no saldremos vivos de esta vida.

posted by Mori Ponsowy at 5:19 p.m. 0 comments

EL AHOGADO

por Daniel Calabrese


Deseo aclarar que no fue en un río
sino en la misma tierra donde me ahogué.

El único río que llevo en la memoria
es un estremecimiento
donde las pequeñas cosas se hunden
aunque nunca llegan a desaparecer.

A veces, se hunden antes de que pase el río,
pero su pedido de auxilio siempre
llega tarde.

posted by Mori Ponsowy at 4:58 p.m. 6 comments

DANIEL CALABRESE, Encontrador

Nació en Dolores (Buenos Aires, Argentina) en 1962, vive en Santiago de Chile desde hace años y, desde hoy, pasa a formar parte de nuestros colaboradores estables. Iba a ser nombrado "Embajador Plenipotenciario de GOMA DE BORRAR en Chile", pero él prefirió el título de "Encontrador". -Sólo eso- dijo. -Encontrador. Cualquiera busca.

Daniel ha publicado los siguientes libros de poesía: La faz errante (Buenos Aires, 1989), Futura Ceniza (Barcelona, 1994), Escritura en un ladrillo (Kyoto, 1996) y Oxidario (Segundo Premio Fondo Nacional de las Artes, 2001). En 1990 obtuvo la estatuilla Alfonsina Storni por su obra poética. Es fundador y director de Ærea, anuario hispanoamericano de poesía (1997 a la fecha). Actualmente se desempeña como editor de RIL Editores en Santiago de Chile.

Suponemos que Daniel quiere llamarse "encontrador" porque piensa encontrar narradores y poetas chilenos para darlos a conocer a través de GdB. Pero también puede ser que ese título le venga de una profesión privada que ejerce desde la época en que un auténtico zahorí le enseñó a encontrar con varillas los cursos de agua bajo la tierra. A veces, Daniel se mete en la falda de un cerro (porque en zona de montaña el agua subterránea no viaja hacia el mar en napas, sino en pequeños ríos subterráneos que los huasos -el equivalente al gaucho- llaman "las venas de la tierra) y encuentra. Ese rabdomante le dijo que no le estaba enseñando a "buscar". Le estaba enseñando a "encontrar".

Muchas gracias, Daniel, por sumártenos. Seremos testigos de tus encuentros. Bienvenido.

posted by Mori Ponsowy at 9:37 a.m. 11 comments

jueves, agosto 25, 2005
CRÍMENES IMPERCEPTIBLES

por Efraim Medina Reyes


En una página de internet encontré la noticia: "Chica de 17 años asesina a su amante de 56 porque era viejo, feo y olía mal". El hecho había sucedido en un pequeño pueblo al norte de Guatemala. La página invitaba a los lectores a establecer, a partir de aquellos datos, qué clase de persona era el muerto y si la chica merecía ser castigada. "Alguien feo de 56 que tiene una amante de 17 debe ser millonario" decía un lector y otro agregaba: "Si olía mal era francés o alemán" y un tercero afirmaba que "seguro se trataba de un político de mierda". También había comentarios que defendían el derecho de los viejos al amor y el de los franceses a oler mal y no faltó quien pidiera la pena de muerte para la chica. Al final de los comentarios bastaba clicar en la foto de la chica (muy bella por cierto) para saber quien era la victima... En efecto era de origen francés, pero no era millonario ni político; se trataba de un cooperante que había llegado a ese pueblo para coordinar un proyecto humanitario. El proyecto consistía en construir casas para 250 familias damnificadas por una avalancha, la chica que asesinó al cooperante pertenecía a una de esas familias y fue contratada por el cooperante como asistente quien, como por desgracia sucede a menudo, aprovechó su privilegiada posición para convertirla en su amante. Al menos eso sostuvo la chica en la indagatoria que siguió a su captura. Por supuesto que el crimen es condenable y la chica será procesada y condenada, pero también es una noticia que invita a reflexionar sobre los principios éticos de algunos funcionarios y personas que trabajan en Cooperación Internacional. En Colombia y otros países latinoamericanos he tenido contacto como periodista con el trabajo humanitario y puedo asegurar que los vacíos éticos abundan. Para muchos se trata sólo de un trabajo bien pagado que les permite hacer turismo de primera clase con "paquete sexual" incluido. No quisiera generalizar porque también hay miles de personas que realizan su trabajo con pulcritud, sin embargo, sería interesante que quienes dirigen esas organizaciones pusieran más atención en la calidad humana de quienes contratan. Viendo el grotesco espéctaculo en que se ha convertido la ayuda humanitaria pos-tsunami es bueno recordar a quienes hoy se escandalizan que convertir la desgracia de muchos en la oportunidad de unos pocos no es una novedad; antes y después del famoso Plan Marshall las catástrofes, guerras y pestes han representado un negocio lucrativo y una forma de ganar influencia estratégica para ciertos gobiernos. Detrás de la supuesta generosidad se ocultan intereses muy precisos y sólo los tontos pueden creer que los gobiernos tengan alma. Por terrible que parezca con la Cooperación en muchos casos se cumple el viejo adagio de que "la cura resulta peor que la enfermedad". Basta escuchar los ruegos de las víctimas del tsunami pidiendo ?no más ayuda, por favor?.

A diario en los periódicos del mundo hay noticias escuetas sobre crímenes de todo tipo detrás de los cuales suelen ocultarse otros no menos crueles que resultan ignorados por ser imperceptibles. O acaso no es un crimen valerse de la necesidad y la miseria de una chica para someterla? Peor aún cuando se trata de alguien en que esa chica debería ver un protector o al menos una persona honesta. Recuerdo que en el verano de 2002 fui invitado a la fiesta de un funcionario de la Comisión Europea. El sujeto ganaba cerca de 7.000 euros mensuales libres de gastos. Vivía en un lujoso apartamento del norte de Bogotá y tenía varias amantes jóvenes que atendían a los invitados. La comida era digna de un sultán y algunos ceniceros de cristal estaban repletos de un polvo blanco, muy blanco, que muchos invitados consumían con despreocupación. También las ONG hacían buenas fiestas y no es que tenga algo en contra de las fiestas, como buen sudamericano me gustan. Tampoco tengo nada contra el amor a cualquier edad o las relaciones sentimentales entre europeos y latinoamericanos, de hecho estoy casado con una italiana que ha trabajado en Cooperación; sólo pienso que este tipo de trabajo entraña (o al menos debería entrañar) como pocos una responsabilidad ética y moral. Recuerdo que un cura de Firenze, que estaba de misionero en Colombia, me contó que en los proyectos humanitarios de Naciones Unidas sólo el 40% del presupuesto total llegaba a los beneficiarios. El 60% restante, y estamos hablando de cifras atronómicas, era consumido por la burocracia de esta organización. Quienes trabajan allí no son voluntarios soñadores con ganas de cambiar el mundo si no ambiciosos yuppies que se cortarían un brazo con tal de conservar un empleo que otorga tantas garantías.

Es un hecho que las poblaciones afectadas por guerras y catástrofes tienen derecho a recibir ayuda como contempla el derecho internacional; lo importante es hacer que esta ayuda sea efectiva, vigilar que quienes trabajan en un sector tan delicado cumplan su labor de la mejor manera y evitar en lo posible que los intereses superen las buenas intenciones. Quizá esa sea la mejor manera de evitar los crímenes imperceptibles que nunca salen en las noticias, pero que en ocasiones llevan a que una adolescente mate a un viejo, feo y que, en cualquier caso, huele mal.

posted by Mori Ponsowy at 2:01 a.m. 8 comments

miércoles, agosto 24, 2005
AR20Abs


Ariel Toledano es diseñador, director y productor de comerciales de TV, fotógrafo y pintor. Desde su niñez manifestó un profundo autismo en respuesta a las carencias de afecto y atención en el seno familiar. Su infancia estuvo marcada por mudanzas y cambios: Marruecos, España, Francia, Venezuela y finalmente Inglaterra, donde culminó en un internado.
A lo largo de su vida desempeñó diversos oficios: seleccionado como estudiante modelo por su rebeldía por una fundación de estudios socio-políticos para desentrañar los motivos de la conducta adolescente antisistema, cantante de una banda de rock, pintor, viajero y director de comerciales para cine y televisión.
En el transcurso de una grave crisis existencial encontró su medio de expresión en la pintura informal, que le permite drenar sus emociones a través del uso de materiales como las pinturas, las arenas, las telas y las cuerdas. En palabras del artista: "Utilizo mis manos directamente en la realización. Esto me permite estar en contacto directo con los materiales y la tela en proceso y sobre todo, establezco un puente entre lo más invisible de mi ser y la imagen que mis manos van creando."
Ariel vive ahora en Caracas, en donde además de pintar, cuida perros, gatos, ardillas, pájaros, peces y tortugas de agua y tierra .
La obra enviada para GOMA DE BORRAR, dice, "no tiene nombre porque no representa ninguna forma o idea concreta. Lleva un número, que es el AR20Abs. El trabajo se inicia e inspira cuando logro abstraerme del mundo racional y me adentro en las heridas y dolores que me acompañan desde mi nacimiento y quizás desde otras vidas, si ello existe."

posted by Mori Ponsowy at 9:03 a.m. 5 comments

GENEALÓGICA

un poema de Laura Yasan


las hijas del nuevo mundo
son blancas como las luces de los shoppings
pálidas como los panes de mc donals
translúcidas lágrimas finales de best sellers

las madres huérfanas de las hijas del nuevo mundo
fuimos oscuras habitantes de hotel
tuvimos negras maneras de mirar
queríamos la vida en símbolos extraños
películas de bergman

las paridoras frígidas de las madres huérfanas de las hijas del nuevo mundo
querían una historia sumergida en channel
casarse vírgenes con una réplica de cary grant
tener muñecas rubias de mejillas rosadas
mascadoras de chicle leyendo mujercitas

las hijas huérfanas de las madres frígidas del viejo mundo
queríamos las curvas mullidas de la marylin
y el aspecto latino de una amante del che

pero ellas
las nietas de la decadencia
las hijas del imperio del nuevo mundo
sólo desean ser
delgadas como un tallo
livianas como el ala de una mariposa
anhelan despertar
con los dedos más largos cada día
para hundirlos hasta el fin de sus amígdalas
y vomitar sin voluntad
lo que resta del siglo


Laura Yasan nació en Buenos Aires, en 1960. Publicó los libros de poesía "Doble de alma", "Cambiar las armas", "Loba negra", "Cotillón para desesperados" y "Tracción sangre". "Loba negra" recibió el Premio Unico de Poesía EDUCA, Costa Rica, 1998, y el 3º Premio del Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires, 1998. "Cotillón para desesperados" recibió Mención especial del jurado en el IV Premio Internacional de Poesía Ciudad de Medellín, Colombia. Coordinó talleres de escritura en unidades penitenciarias, institutos de menores, bibliotecas municipales y en forma privada, tarea que desarrolla hasta el presente. Actualmente coordina el programa "Palabra Virtual", talleres de creación literaria a través de correo electrónico. http://www.laurayasan.com.ar/

posted by Mori Ponsowy at 8:50 a.m. 4 comments

martes, agosto 23, 2005
TRATTORIA ON LINE

Es el nombre de un blog amigo al que pueden entrar haciendo CLIC sobre el nombre en los enlaces de la derecha. O directamente aquí: http://trattoriaonline.blogspot.com Es un blog SENSACIONAL. Gastronomía, recetas, buenas costumbres (pero tomadas de tratados del siglo XIV), historia de algunos platos, grabados antiguos... Todo un lujo. Para muestra, esta recomendación medieval, que me encantaría que leyera con atención mi chico.

"Siempre que tengas que escupir en la mesa, escupe detrás de ti si hay espacio conveniente, no escupas jamás en el banco en el que estás sentado, o si no hay espacio, escupe entre tus piernas, escupiendo el escupinazo tanto como puedas. Nunca escupas de tal manera que el escupinazo vaya a parar sobre la mesa ni delante de nadie."
¿No es genial?

posted by Mori Ponsowy at 7:47 p.m. 3 comments

AGENDA DE HOY

MISTER BANISTER EN LA AMIA

por Ale Laurencich

El dúo formado por Ramiro Albino (flauta dulce) y Evar Cativiela (archilaúd) que "ha logrado rescatar en sus conciertos la atmósfera de los ámbitos domésticos y palaciegos del Renacimiento y el barroco, donde no existía la distancia entre músicos y público" se presenta este Martes 23 a las 20 en el Auditorio AMIA (Pasteur 633). La cita es para estremecerse de verdad, sin apelar a bajos o costosos recursos. La entrada es libre y gratuita.

El programa de la noche, un lujo para entendidos:

IMPROVISACIONES SOBRE LA CHACONA, Anónimo inglés (1707).

TOCCATTA, Anónimo inglés.

OLD SIMON THE KING, John Dowland (1604).

COME AGAIN, variaciones para flauta sola sobre la canción "Come Again", de John Dowland.

A DIVISION, Anónimo inglés (1683).

MR REDDINS GROUNDM, de un manuscrito anónimo de laBiblioteca Nacional de Francia.

JIGUE, de Baptiste Lully.

CHACONNE, de la ópera Phaeton.

posted by Mori Ponsowy at 10:11 a.m. 9 comments

LA NAVAJA DE OCKHAM

La difícil búsqueda de la felicidad

Por Inés Garland

Poco después de escribir en GOMA DE BORRAR compré finalmente mi goguete. Durante un tiempo no supe para qué usarlo porque mi departamento tiene techos bajos y además tengo una excelente disposición para subirme a cualquier banquito, heredada de mi abuela que se quebró dos veces la cadera por no poder abandonar este hábito en la vejez. Después me di cuenta de que mi goguete podía servir para juntar las medias y bombachas de mi hija y llevarlas al lavadero. Tal vez no fuera la idea de los fabricantes porque las pinzas del goguete se abrían en cualquier parte de la casa y dejaban caer las prendas en desorden. Así que tuve que volver a mirar con atención el canal de TV compras para ver qué más había de indispensable. Llamé YA y adquirí a precio promocional la mariposita para hacer abdominales. Color rosa. Las instrucciones decían que la usara veinte minutos por vez, pero yo tenía que salir esa noche con un hombre muy atractivo y decidí acelerar el proceso por si acaso las cosas andaban bien. Tuve la mariposita rosa dándome electricidad durante dos horas mientras trataba de leer un libro sobre el que tenía que hacer un informe -trabajar y endurecer los abdominales con la mariposita no es tan fácil como dicen los de TV compras, las vibraciones eléctricas distraen un poco. Cuando me levanté me sentía un poco rara. De ahí en más todo lo que tocaba me daba una descarga de varios voltios y me pasé el resto de la tarde rebotando contra las cosas de mi casa y por ende tuve que suspender la cita para no freír al posible candidato.

Para olvidar mis fantasías eróticas de la tarde, me pasé la velada viendo TV compras y por suerte llegué a pescar la superoferta de la manguera. La recibí ayer a la tarde. Se veía preciosa tan impecablemente acomodada en su carretel, tan verde y chatita y fácil de desenrollar y enrollar. El problema es que es tan larga que ahora voy a tener que mudarme a una casa con jardín para poder usarla. Llamé a TV compras para decirles que ya que venden la manguera, deberían vender también las casas ad hoc , pero la señorita que me atendió el teléfono no fue muy educada conmigo. Yo creo que mi idea es excelente. Si la aplican, el rating va a subir mucho porque la gente más reacia finalmente se dará cuenta, como yo, de que las cosas que ofrece TV compras son indispensables para ser feliz.

posted by Mori Ponsowy at 10:01 a.m. 4 comments

lunes, agosto 22, 2005
VARIACIONES SOBRE EL MISMO TEMA

Hoy van dos poemas (más abajo) y un ensayo informal sobre los animales. No había pensado "postear" los poemas pero, releyendo el ensayo, me sorprendió cuánto tenían que ver los tres textos entre sí. Lo curioso es que escribí los poemas varios años antes que el ensayo, sin siquiera estar conciente de mis ideas sobre el tema de los animales, el paraíso y el cerebro.

¿Será la poesía el reverso del ensayo? La poesía, intuición pura, "apuntaría" hacia lo que creemos, pero sin hilvanarlo, ordenarlo o justificarlo. El ensayo, en cambio, sería la razón personificada. Es gracioso comparar la cantidad de palabras que fueron necesarias para decir algo en el ensayo versus las pocas de los poemas. Aunque quizá en el artículo las ideas estén más claras, más digeridas. Y quizá los poemas los entienda sólo yo.

¿Pero acaso cuando escribimos un ensayo no tratamos -casi siempre- de demostrar una idea previa? ¿No son todas nuestras razones intentos de convencer al lector de una postura que no nació de la razón? En ese caso, tal vez la poesía sea más honesta: expone y punto, sin razones, sin pretender convencer a nadie de nada.

posted by Mori Ponsowy at 11:56 a.m. 3 comments

EL PARAÍSO PERDIDO

Cuenta Esopo que una cigarra, habiendo cantado durante todo el verano, se encontró sin provisiones cuando llegó el invierno. "Ni un solo trocito de mosca o de gusanillo", se quejaba. Fue entonces cuando decidió ir en busca de ayuda a casa de su vecina, la hormiga, que había trabajado duro para llenar su despensa antes de la llegada del frío. La cigarra tan sólo pedía un par de granos para salvar su vida.

- ¿Qué hiciste mientras duró el verano? -preguntó la hormiga.

- Cantaba de día y de noche.

-¿Cantabas? ?contestó la hormiga. -Y, bien: ¡ahora te ha llegado el momento de bailar!

Aunque esta fábula puede tener algún valor como lección para hombres poco precavidos, lo que dice acerca de los animales está basado en un error: es cierto que las hormigas almacenan alimentos, pero no es verdad que lo hagan como una manera de prepararse para el invierno. Las hormigas almacenan y punto. Almacenan sin saber por qué. Sin cuestionarse. Sin razones. Sin siquiera protestar porque afuera hay sol y la reina las obliga a trabajar. Afirmar que las hormigas atesoran provisiones para no perecer en el invierno es caer en la trampa del antropomorfismo, la creencia de que seres o entidades no humanas pueden explicarse a través de atributos específicamente humanos. Salvo en los cuentos infantiles o en las fábulas, la hormiga no piensa, Se acerca el invierno, es hora de llenar la alacena o de lo contrario los duros meses de frío me verán morir. El futuro sólo existe para el hombre.

Aves, reptiles y mamíferos por igual -con excepción del ser humano- viven en el absoluto presente. No existen para ellos fantasmas que acechen tras las puertas, preocupaciones de lo que traerá consigo el mañana. Pre-ocupación, ocuparse antes de tiempo, virtud o defecto plenamente humano, como el insomnio. Para los animales, como para los niños cuando todavía son pequeños, no existe el futuro. De nada sirve razonar con una criatura de tres o cuatro años diciéndole que mañana volveremos al parque de diversiones, que mañana le compraremos un juguete igual al que se le acaba de romper, que en menos de una hora regresaremos de la calle para estar con él. El niño lo quiere todo y ya, porque su vida es ahora y no mañana. Su llanto es inconsolable porque todo su ser está volcado en el deseo del instante. Por la misma razón, su alegría, cuando por fin desaparezcan las lágrimas, también será incomparable. Un niño cuando ríe es sólo risa, su contento lo abarca entero y lo desborda.

¡Cuán distintos los adultos, escindidos en mil pedazos aún en nuestros momentos más felices! Devora el león la presa que acaba de cazar y su ser entero es la carne tibia entre sus fauces; va un hombre a un restaurante y mientras saborea la última creación del chef francés, se pregunta cómo afectará ese plato sus niveles de colesterol. Se echa el gato a dormir la siesta bajo un rayo de sol y cada uno de sus poros respira esa tibieza de la luz a media tarde; duerme una mujer la siesta, pero cada quince minutos se despierta sobresaltada, mira el reloj y calcula cuánto tiempo le ha robado a la limpieza de su hogar, a la preparación de la cena, o a la ineludible tarea de limar, pulir y pintar sus uñas. Se aparean dos hipopótamos y el mundo entero es el temblor de sus cuerpos sudorosos; hacen el amor por vez primera un hombre y una mujer y se preguntan si será amor realmente, si acaso se llamarán mañana, si habrá posibilidad de algún contagio, si?

El futuro, enemigo de la felicidad. No en balde la mayoría de las religiones procuran enseñarnos a vivir en el presente. A cada día su afán, dice el Evangelio, queriendo decir con esto que nos ocupemos del hoy y no del mañana. Quien es cristiano a rajatabla no acumula como hormiga, si no que se entrega al hoy como la cigarra, da cada día cuanto le sobra -y aún más- sin pensar en lo que podrá necesitar cuando vuelva a amanecer. El budismo enseña que sólo en la inmersión en el presente puede el hombre liberarse del sufrimiento del mundo. ¿Y qué busca la repetición de mantras o palabras sagradas sino disolvernos en el aquí y el ahora, ser conciencia pura, sin pasado, sin futuro, sin nada que perturbe el hecho, simple y milagroso, de existir?

Al diablo el Qué Dirán

El hombre perdió la capacidad de vivir en el presente cuando comió del árbol del bien y del mal. Hasta entonces su existencia era muy similar a la de los animales: no existía el dolor del cuerpo, ni el rigor del invierno, ni la mentira, la envidia o la guerra. Iban desnudos Adán y Eva por el jardín sin avergonzarse. Igual que los animales. Pero bastó que probaran la manzana que les tendió la serpiente para que se apresuraran a tapar con hojas su desnudez. Al llamarlos Dios y descubrir que habían cubierto sus cuerpos, supo que habían pecado, que desde ese día dejarían de ser animales simples para convertirse en amos exclusivos del bien y del mal.

La ética es una creación exclusivamente humana. En la naturaleza no hay animales buenos y animales malos. Hay herbívoros y carnívoros, cada cual haciendo lo que tiene que hacer, cumpliendo un papel dentro de la cadena natural. No en vano el pecado original en casi todas las religiones tiene que ver con el conocimiento del bien y el mal: antes de pecar, Adán y Eva eran como animales. Poseían la felicidad de la ignorancia, la paz que envidiamos en el gato que toma sol después de haber dado muerte al canario, la placidez del león que relame de sus fauces la sangre del cachorro de cebra que acaba de cazar. Nuestros primeros padres no conocían el remordimiento, el vegetarianismo, la preocupación por la escasez futura, ni el temor al "qué dirán". No es que para los animales todo esté bien, sino que las cosas, simplemente, son como son y punto: fin de la historia.

En el preciso instante en que Eva saborea la manzana del conocimiento, desaparece su candidez: se da cuenta que está desnuda y se avergüenza. ¡Se avergüenza! Y en sus mejillas sonrojadas, en su pudor, está el germen de la historia que vendrá, de los horrores futuros, de las creaciones más sublimes, de la contradicción humana y la locura. Hace el perro sus necesidades, vomita si se siente mal, y nada le importa la mancha indeleble en la alfombra persa, el mal aliento, la mirada del amo, o que los otros perros del vecindario lo vean en posición tan comprometida. Eva, en cambio, se da cuenta que está desnuda y sale corriendo: ya no puede vivir llanamente, ha perdido la capacidad de ser sólo en el instante, su conciencia se ha ampliado hasta incluir la mirada de los otros, la censura y el deber ser. Por eso se apresura a cubrirse. Es el fin de la ignorancia y el principio de la moral. Paradójicamente, también es el inicio de la estupidez humana, del error y la agonía.

1400 gramos para hacer frente al universo

¿Podríamos no cubrirnos? ¿Podría el hombre sobrevivir sin pre-ocuparse por lo que vendrá? Empleamos las pieles de otros animales para proteger nuestros cuerpos vulnerables al frío. ¿Qué otro animal se encuentra sobre el planeta tan desprovisto como nosotros? Sin cuernos, sin armadura, sin pelaje espeso. Sin garras, sin vuelo, sin velocidad. Póngase a un hombre desnudo y solo en medio de la pradera. Póngaselo en el desierto o en pleno invierno. Como dijo Edgar Morin, desde el punto de vista corporal, el hombre no es más que un feto de primate que ha llegado a la madurez sexual y responde a una constitución mucho más simple y vulnerable que la mayoría de los mamíferos. Que las religiones y los místicos quieran ayudarnos a recuperar la inocencia perdida, es una cosa. Que eso sea posible y que, al mismo tiempo, logremos sobrevivir desnudos y sin tomar precauciones, otra muy distinta.

¿Qué camino le queda al animal más débil de todos si no el ingenio? Somos "fetos de primates" corporalmente, sí, pero en contraste con ese cuerpo desvalido, nuestro cerebro ha evolucionado de modo considerable y sorprendente. Son mil cuatrocientos gramos de circunvoluciones que multiplican las posibilidades asociativas y las aptitudes adecuadas para tomar decisiones y encontrar soluciones creativas ante un gran número de situaciones imprevistas. Mil cuatrocientos gramos son demasiado para el paraíso: sobran. Miles de millones de sinapsis neuronales no pueden solamente "ocuparse", porque inundan el presente y lo desbordan. El cerebro humano, nuestra única arma contra la inclemencia del tiempo y la voluptuosidad de la naturaleza, creció demasiado y no le queda más remedio que inventar el futuro, preverlo, conjurarlo; no puede sino inventar fantasmas, ideologías, música, guerras santas y utopías. Es tal la desmesura de nuestras sinapsis, tal exceso hay en su actividad constante, que los músculos del rostro se nos deforman en el llanto y la carcajada y creemos ver vida más allá de la muerte y muerte en cada esquina de nuestras vidas.

La pre-ocupación es nuestra manera de hacerle frente al mundo. Carecemos de fuerza corporal, pero tenemos la capacidad de dominarlo todo. La capacidad de matar más allá de la necesidad; de cazar no para satisfacer el hambre, si no para ostentar el trofeo; de distinguir entre el bien y el mal, y optar muchas veces por el mal; de sacrificar la tranquilidad del presente, con miras a un futuro dudoso e ilusorio que nunca llega, porque si algo tiene el futuro, es que no existe como no sea en nuestra imaginación.

Las vacaciones de un cangrejo

Los animales no se toman vacaciones. Ni se quejan de tener que trabajar todos los días. ¿Habráse visto jamás a un mosquito protestando por todas las veces que debe picar para poder saciar su apetito? Ni los peces parecen demasiado cansados de nadar. Entre ellos no existe el mal humor, las huelgas. Claro que tampoco sienten la necesidad de tener un horno micro-ondas o el último modelo de televisor con pantalla plana y sonido digital. Hacen lo que tienen que hacer para sobrevivir y propagar su especie sin ocurrírseles jamás que si pudieran tener heladeras bastaría con que salieran de caza una vez al mes.

Sólo el hombre trabaja. Esto no quiere decir que los demás animales no se esfuercen por subsistir, sino que sólo el hombre se "afana". Sólo nosotros sentimos la lucha por la existencia como un esfuerzo y un castigo. Castigo que, según el relato bíblico, también es consecuencia de haber probado la fruta del árbol que estaba en medio del huerto.

- Por cuanto obedeciste la voz de tu mujer, y comiste del árbol prohibido, maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá. Con el sudor de tu rostro conseguirás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado.

Y sacó Jehová al hombre del huerto del Edén, para que labrase la tierra de la que fue tomado.

Por supuesto que el valor de todos estos relatos debe tomarse alegóricamente, y no en su significado literal. Lo que viene a decirnos la narración de la caída y la desobediencia de Eva y Adán es de qué manera nuestra especie se separó del resto de los animales cuando alcanzó el conocimiento, cuando vislumbró la diferencia entre bien y mal, entre lo que simplemente es y lo que debe ser, entre lo que es y lo que puede llegar a ser.

Necesitamos vacaciones porque trabajamos en exceso. Y trabajamos en exceso porque deseamos demasiado: no nos basta nunca con lo que tenemos pues la imaginación nos dice que podríamos tener más. Lo que es versus lo que puede ser. Deseamos la comida de hoy, la de mañana y también seguridad para los años venideros. Deseamos abrigo para el invierno, pero no cualquiera, sino el que esté de moda y realce el color de nuestros ojos. Deseamos asegurar el futuro, que sea mejor que nuestro presente, que venga de la mano del cuerno de la abundancia y de una orquesta de dioses propicios. ¿Qué más podemos pedir?

Vacaciones, sin duda. Pero no de nuestro trabajo, sino de nosotros mismos. El día que una agencia de viajes ofrezca, no ya la estrafalaria estadía en la mente de John Malkovich, sino un viaje al interior de un cangrejo, habrá encontrado la gallina de los huevos de oro y, quizá, el secreto de nuestra felicidad. Desandando la complejidad de la escala evolutiva, para atrás como el crustáceo, puede ser que descubramos el origen de nuestros males. Desaprender para aprender. Adelante no siempre es al frente: el norte puede estar también a nuestras espaldas.


posted by Mori Ponsowy at 11:49 a.m. 3 comments

ENEMIGOS AFUERA

¿Cómo escapar
de las garras del tigre
si la hierba del prado
lastima su piel?
¿Cómo seguir la caza del ciervo
si el calor de la tierra
quema sus pies al andar?

No tiene garras, ni pelaje, ni cuernos.
Carece de gracia, armadura, vuelo.
Sólo un cerebro.
Mil cuatrocientos gramos
alumbrarán un universo entero.
Stonehenge y Atenas.
Jerusalén, Armenia y Sarajevo.

Pero todavía es pronto: el tiempo acaba de empezar.
En la cueva que él ha calentado
hay un bisonte trazado en la pared.
Una melodía suave viene de las sombras,
las palabras aún están por nacer.

Mientras tanto, junto al fuego,
un perro decide dormir.

posted by Mori Ponsowy at 11:48 a.m. 3 comments

PARAÍSO

Mira el cielo: dos segundos. Un grillo
después: tres segundos. El cielo.
Una hoja. Una nube. El grillo.
Gira la cabeza con precisión.
Desde el árbol: el río.

No escoge volar: vuela
a pesar de sí. Ni decide cantar
si canta. A cada golpe de viento
con el pico sus plumas acicala:
la cola, por arriba y por abajo;
la espalda, el pecho inflado.

¡Tonta avecilla, incapaz de errar!
Nunca caminarás por este jardín
en lo frío del día, alimentando la duda,
huyendo de la presencia de Dios.

posted by Mori Ponsowy at 11:45 a.m. 0 comments

sábado, agosto 20, 2005
HIPERSEXO

Por Diego Golombek

"Si uno trata de clavar algo en una novela, entonces, o mata la novela, o la novela se pone en pie y se echa a andar con clavo y todo. La moralidad en la novela es la temblorosa inestabilidad de la balanza. Cuando el novelista apoya el pulgar en un platillo para que la balanza se incline de acuerdo con su predilección, eso es inmoralidad." D.H. Lawrence, Sexo y Literatura, 1928

En estos días el mundo (mi mundo) tiene quince meses y me ha devuelto la fascinación por el objetolibro, eso que abrimos para descubrir un universo. Cuando el pequeño Lucas se desespera por entrar a esas páginas que encierran todo lo que pueda existir me recuerda que es muy fácil confundirse de universo, entre los de letras y el de átomos y moléculas.

Es que de otra manera no se puede comprender el miedo a las palabras, esas farsas que esconden otras farsas (como diría Lawrence en "Sexo y Literatura", el amor es un sentimiento falso que encubre lo verdadero). El mismo miedo que llevó a la hoguera -o al cajón de los abominables o, mejor aún, al de los tesoros privados- a Ulises (500 ejemplares quemados para que no entraran al puritanismo norteamericano), a Tolstoi (los mismísimos inspectores de correo yanquis decidieron que "La sonata Kreutzer" no debía ser llevada por sus santos carteros) y hasta nada menos que a Balzac en cuyo cuento "El atractivo de la esposa", la casada infiel detiene el brazo de su marido, a punto de amasijar al amante, al fantástico grito de "¡No mates al padre de tus hijos!". La Asociación Neoyorkina Contra El Vicio (ah, que placeres se ofrecerían en las reuniones de socios) se encarnizó con todo éxito contra el buen jardinero que salvó a la deliciosa Connie Chatterley. Y siguen los vicios.

¿No es todo eso realmente maravilloso? ¿No es un milagro temerle a las palabras como si fueran la Matrix del mundo, hasta que deban ser prohibidas, no vaya a ser que salgan caminando a hacer sus tropelías por la calle?

Supongo que Lucas en algún momento no sabe si está dentro o fuera de los libros con patitos y cerditos. Es que todo texto, en el fondo, es un hipertexto. Y todo sexo leído, un hipersexo.


Diego Golombek es el papá de Lucas, y es biólogo y escribiente. Publicó ·Así en la Tierra" (cuentos, Simurg, 2000) y "Cosa funesta" (novela, Sudamericana, 2004) y cuentos y poemas en antologías y revistas varias, además de varios libros de ensayo y divulgación científica. Dirige la colección "Ciencia que ladra" de Siglo XXI Editores.

posted by Mori Ponsowy at 9:15 p.m. 10 comments

viernes, agosto 19, 2005
BRIGADA WALTER GROPIUS: contra el mal gusto en general

Por Alejandra Laurencich


¿No hay nadie cuyo trabajo sea el de "corregir" las letras de las canciones que se graban y pasan impunemente por la radio? Voy manejando por una avenida y oigo: "¿¿Adónde estás? ¿¿Dónde vas??" cantado con todo el desparpajo de la ignorancia gramatical. Esquivo a una 4 x 4 que repentinamente se ha ubicado frente a mi paragolpes y pienso en todas las criaturitas inocentes a los que (con mi alma docente) trato de inculcarles el buen uso del idioma. Odio a las compañías discográficas, a las radios, a los músicos que parecen no haber pasado de cuarto grado de una escuela municipal. Apago la radio, creyéndome salvada. Y escucho a mi hijo que en el asiento trasero tararea la canción.

posted by Mori Ponsowy at 6:27 p.m. 10 comments

ALEJANDRA LAURENCICH, colaboradora especialí­sima

Conocí a Alejandra Laurencich después de leer su libro de cuentos "Coronadas de Gloria" (Ed. Galerna, Tercer Premio del Fondo Nacional de las Artes, 2001). Me impresionó tanto su escritura que la busqué y nos citamos en un bar de San Telmo, en Buenos Aires. Encontrarnos fue tan impactante como haberla leído. Además de ese libro de cuentos, Alejandra es autora de la novela, "Fin de Milenio", que fue finalista en el concurso de la Editorial Emecé. Con su cuento "Felicidad", ganó el Primer Premio del Concurso Interamericano de Cuentos de la Fundación Avon. Su guión "Go Home" (escrito para el director de cine Eduardo Calcagno) fue seleccionado en el Festival de Huelva. Actualmente trabaja coordinando talleres literarios en bibliotecas públicas y ámbitos privados, escribe su segunda novela y, además, desde hoy se suma a los colaboradores estables de GOMA DE BORRAR. Bienvenida, Ale. Y gracias.

(Por si a alguien le sorprende la coincidencia del apellido, explico: Alejandra es hermana melliza de Diana. Ambas estudiaron Bellas Artes. Ahora una vive en Buenos Aires y se dedica a escribir, y la otra se fue a Lanzarote y pinta. Pero la que pinta también escribe, y la que escribe de vez en cuando pinta también.)

posted by Mori Ponsowy at 6:14 p.m. 4 comments

jueves, agosto 18, 2005
DEL ABSOLUTO LÓGICO A LA MÚSICA DE JULIO IGLESIAS

Por Efraim Medina Reyes


No escribí esto para defender la droga ni el trasero de los delfines rosados, creo que la droga es un asunto serio pero no más importante que la libertad, al menos mi idea de libertad y siento que si no soy capaz de defender mi trasero, ningún gobierno podrá hacerlo y ya sabemos que el absoluto lógico de los gobiernos es el dinero, el control y el sometimiento. La certeza de la muerte debería hacernos más humildes y tolerantes pero es obvio que nuestra arrogancia vence cualquier certeza. Me importa un pito que penalicen o no la droga porque igual la usaré cuando lo considere necesario y tomaré mi propio riesgo: sé que quienes insisten en penalizarla obedecen a su absoluto lógico pero no ignoran que eso significa más dinero para quien la vende y más violencia y degradación para quien la consume.

El hecho de que me guste Julio Iglesias no me convierte en un idiota o quizá sí pero puedo decir a mi favor que jamás lo he confundido con la música, ni a él ni a cualquier mamarracho por el estilo. En una fiesta cuando llega la hora de echarse un polvo prefiero a la chica de la traba antes que a la borracha, la de la traba tiene más eficacia y mejor aliento, está más lejos del inoportuno vómito. Si van a penalizar la marihuana tendrían que hacerlo con cosas más nocivas para la salud mental como lo son El Gran Hermano o las novelas de Isabel Allende. Dentro del absoluto lógico de nuestro ministro de justicia todo es probable y demostrable. No dudo que sepa articular, de manera casi perfecta, su aburrido discurso. Tampoco que, dentro de ese discurso, siempre encontrará su razón. La pregunta es: ¿Para qué demonios sirve esa razón? También Bush y su séquito de fascistas tienen discursos y empuñan razones, y en nombre de esas razones seguirán aplastando culturas y asesinando inocentes. Por muy articulado que esté cualquier discurso es bueno recordar que el mundo empieza justo afuera. En el mundo real (lejos de la mente de Bush o cualquier ministro de justicia) el hombre se aferra a la vida y quiere hacerla vibrar: toda la jodida yerba que existe es mejor para la mente y el alma que la razonable y voluble moral gringa (la misma moral que prometió encontrar armas químicas en Irak) . No defiendo la droga, creo que es algo serio y que ha destrozado a muchos pero peor que la droga son los falsos moralistas y los fanáticos que creen tener en sus manos nuestra salvación. Mientras no exista una ley que prohíba que los niños le arranquen las alas a las libélulas y que Paulo Cohelo publique esa basura que escribe, me importará un pito el resto de leyes hechas para la muerte. No hay que olvidar que miles y miles de chicos que consumen drogas en América Latina lo hacen como un paliativo del hambre. Pienso por ello que el aborto es un acto de mínimo pudor y debería haber aquí tantos sitios dedicados a eso como los hay para vender bebidas refrescantes. La droga como el sexo es un calmante, un calmante en un mundo donde el amor está por inventarse, donde la realidad es tan fea que parece la hermana mayor de Bin Laden y donde la tele es un dios, el más estúpido y peligroso de todos. Cada día millones y millones de mamíferos, a lo largo y ancho de este jodido planeta, se sientan a ver noticieros y telenovelas, soportan la farsa mientras sus mentes se ablandan? Frente al terrible veneno que es la tele, la droga resulta apenas un chiste, un juego de criaturas que quieren escapar a una dimensión menos ardua y la verdad: ¿Quién no quisiera escapar de esta ratonera?

Si dejamos que el imperio de una autoridad sin alma nos inocule su razón estaremos jodidos. Los gringos del estilo Bush son mamíferos a prueba de poesía, la ausencia de sensibilidad es evidente en su discurso, tienen la mente plana y quizá les vendría bien un bareto (*) de vez en cuando. No se trata de tener la razón, de probar con cifras que la droga es el demonio, de erigirse en símbolos de la moral y la rectitud, el asunto es tratar de entender, de imaginarse. No hay que ser un genio ni un experto para saber que legalizar la droga es lo correcto, que sacarla de los oscuros callejones de la muerte reduciría la violencia y quizá hasta el consumo o al menos habría un mejor uso de la misma. Más información y menos hipocresía, puntos de ventas y bajos precios, impuestos a los dueños del negocio y a los grandes consumidores. Pero los gringos, que son los verdaderos dueños del tráfico de drogas, saben que la legalización sería fatal para el negocio. Esto porque el negocio de la droga tal y como funciona ahora es (y el ex yonqui William Burroughs lo tenía bien claro) la mercancía ideal, el producto definitivo: No necesita publicidad para venderse, la prohibición es la mejor publicidad que se ha inventado desde que el mundo existe. El cliente se arrastrará por las alcantarillas y expondrá la vida para conseguir el producto. Se suele pagar a los empleados con el mismo producto. Los precios se disparan en relación proporcional con la persecución. Se degrada al cliente, se compra a las autoridades, se domina a una endeble sociedad desde la oscuridad y nunca se llega a los verdaderos amos del negocio (en 25 años de supuesta lucha jamás se ha capturado a un pez gordo gringo) que financian con el dinero de la droga sus investigaciones de armas para la guerra y la fabricación de las mismas. Un negocio alimenta al otro, así que no legalizar la droga es fortalecer su estructura criminal y ellos lo saben. No basta esconder el bulto tras moralidades pendejas: ninguna moral puede estar por encima de la vida, nada debería estarlo pero para quienes tienen ansias dementes de autoridad esto es sólo la frase de un soñador.

Como dije antes nunca he confundido a Julio Iglesias con la música y aunque es un mal cantante logró con su seseo y sus almibaradas canciones ser el ídolo de dos generaciones, y aún hoy hace vibrar y consuela el corazón de millones de tías solteronas en todo el mundo. Tampoco he confundido jamás el bareto con los fármacos y sólo los que viven en el absoluto lógico pretenden esa confusión y la imponen. Cada cosa que existe tiene un sentido y una razón de ser pero la razón no debería ser un absoluto lógico sino una estación sensible. En una esquina, cerca de mi apartamento en Bogotá, vive un tipo que cada noche baja a comprar su ración de bareto, a él no le gusta ninguna otra sustancia, el tipo tiene sesenta años y está sólo, lo perdió todo en el camino, hasta los dientes. Me dijo que había nacido con una enfermedad en los huesos y que su familia lo abandonó por esto y creció en las calles. El bareto le ayuda a soportar el dolor de la enfermedad que lo fue deformando y a escapar de su realidad inmediata. Ninguna institución le prestó ayuda y los médicos le dijeron que su mal era incurable. El bareto ha sido su salida, su remedio eficaz y barato, incluso lo ayudó a encontrar a otros como él que se han convertido en su verdadera familia. Cada vez que puedo le doy algunas monedas al tipo y sé que son para atiborrarse de bareto, si pudiera le daría más. ¿O acaso debería hacerle un discurso moral? Para qué demonios le serviría a él, él no necesita discursos sino ir jalando cada día. Hay miles de razones y sin razones por las cuales vale la pena meterse un bareto alguna vez, son razones humanas, razones y sin razones de curiosidad y búsqueda, de experimentar sensaciones y crear bellas o terribles imágenes mientras estamos en este difícil mundo. Pero no existe una razón distinta del frío y absoluto lógico, no hay razones de humanidad para penalizar el consumo de drogas. Sólo como ya dije y es evidente: mantener arriba los precios en el reino de la muerte.


(*) En Colombia se le dice bareto a la marihuana.

posted by Mori Ponsowy at 3:22 p.m. 7 comments

AGENDA EXÓTICA: Para difuminar fronteras sin moverse de BsAs

Fin de semana en Asia.

Este viernes 19 no hay más que llegarse hasta laFacultad de Derecho para tener la fascinante experiencia de conocer la cultura kuwaití. Música, artesanías, bailes y bocadillos tradicionales, serán ofrecidos a todo el que ingrese al Salón de Actos de esta alta (son varios escalones, sí) casa de estudios ubicada en Figueroa Alcorta 2263.
La entrada es libre y gratuita y hay dos funciones: a las 12.30 ya las 18.30 hs. Auspicia la Embajada de Kuwait.

Y el sábado una cita imperdible: Tondoh, la Ceremonia del Fuego, en el Jardín Japonés. Un festival donde habrá danzas tradicionales japonesas, canciones, y los impresionantes MukaitoTaiko (tambores japoneses). Además desfile de kimonosy patio de comidas. El festival comienza a las 10 hs ytermina al atardecer (bello, bello).
La entrada es muy accesible: menores (de 6 a 10 años) 1$ y mayores 4$.E n Figueroa Alcorta y Casares. Organiza la FundaciónCultural Argentino Japonesa.

Pasó el dato: Alejandra Laurencich (de quien sabrán más mañana). Gracias, Ale.

posted by Mori Ponsowy at 2:44 p.m. 4 comments

miércoles, agosto 17, 2005
BOSNA-SARAY, poema inédito de Joaquí­n Marta Sosa

Cuando caiga
contra la barda de la acera,
cuando tú
mueras al borde de la calle,
partidos ambos con un solo grito seco
roto el costado, el pecho o la cabeza,
palideciendo el cuerpo a su pesar
con temible lentitud,
mirándose a los pies,
deformes tú y yo
con ese giro atónito del rostro
inverosímil, atascado
en esa lluvia silenciosa
de la sangre que gotea
a punto de extinguirse.

Entonces,
cuando ya no estemos
ni podamos emprender viajes ni vuelos
¿a quién recordarán en esta casa
si la memoria es sombra y se disipa
ni persiste en cuerpo vivo
que el tiempo con gozo menosprecia?

Casa y memoria,
después de siglos, de verdad deshabitadas.
Desamparado de todo lo que fuimos
nadie se ocupará,
nadie preguntará
en qué nos prodigábamos
en la intimidad de estas paredes.
A su vez, ellas caerán
sobre este territorio nuestro
hermano tantos años de secretos,
obligado ahora a la vergüenza de exponer
la totalidad de sus penurias
sin pudor.

La guerra, Peter, sólo adelanta lo que es inevitable
con un dolor que te desolla
más allá del alma y la palabra.
Todo esto, Helga, por preguntar únicamente:

¿podremos conseguir una rebanada de pan
al otro lado de la calle?

y atrevernos a buscarla.



Joaquín Marta Sosa (1940), poeta venezolano de origen portugués, ha publicado los libros de poesía Para la memoria del amor (1978), Sol cotidiano (1981), Contra el sol (1996), Oscuro sol de los puertos (1998), Territorios privados (1999) y Las manos del viento (2001). Obtuvo en dos ocasiones la primera mención del Premio Anual de Literatura que concede el Ayuntamiento de Caracas. El mes entrante se publicarán, también en esa ciudad, sus Poemas completos.

El que publicamos hoy en GOMA DE BORRAR es uno de los inéditos que aparecerán en ese libro. Bosna Saray es el nombre antiguo y originario de Bosnia.

posted by Mori Ponsowy at 7:17 p.m. 8 comments

GURE HITZAK, o LAS PALABRAS VASCAS


Acrí­lico sobre papel de Diana Laurencich.

Gure Hitzak, quiere decir en vasco, "nuestras palabras". Diana Laurencich (pintora, escenógrafa y activista cultural) pintó la serie de veinte cuadros -de los cuales este es una muestra- escuchando una y otra vez el disco de Mikel Laboa, el autor de la música de la pelota vasca. Diana dice: "nunca estuve en Donosti, pero el vasco que las compró me preguntó por qué había pintado dolmenes, parece que en su tierra hay varios, yo no lo sabía, sólo escuché la música de Mikel Laboa, una vez tras otra, su triste, su hermosa canción."


¿Quizá GOMA DE BORRAR también pueda servir para acercar a pintores y escritores? Veremos. Por lo pronto, además de Diana, un maravilloso historietista argentino también ha prometido colaborar.

posted by Mori Ponsowy at 1:40 p.m. 3 comments

INSTRUCCIONES PARA PONER COMENTARIOS

Muchos preguntan por mail cómo dejar comentarios. Es tan fácil que resulta innecesario amedrentarse: se hace CLIC en la palabra COMMENT que aparece al final del texto que el lector quiere comentar. Luego, aparece una página con dos columnas. La de la izquierda tiene los comentarios que ya se han hecho acerca de ese texto o artículo y, la de la derecha, un lugar para que el lector, ahora convertido en comentarista, deje el suyo. Abajo de ese recuadro dice Choose an identity, lo cual significa que hay que elegir un nombre. Ese puede ser el nombre verdadero de quien va a escribir, pero también puede ser un pseudónimo. A continuación, se tipea el nombre elegido. También está la posibilidad de dejar un comentario anónimo, en cuyo caso se hace CLIC donde dice ANONYMOUS. Después se aprieta el botón azul, Login and Publish --y listo el pollo.

posted by Mori Ponsowy at 1:28 p.m. 3 comments

martes, agosto 16, 2005
NAVAJA DE OCKAM.............................. EL GOGUETE, por Inés Garland

Hay muchas posibilidades de ser feliz en este mundo. Varias de ellas están en TV compras. El mejor ¿coso? ¿implemento? ¿artefacto? es el Goguete (nombre derivado de go get it según mi brillante deducción). El Goguete es un palo largo con una especie de pinza en la punta que sirve para agarrar cosas sin moverse del lugar. La señora que lo usa en el aviso no se agacha para buscar la pelota de los chicos debajo del sillón, ni tiene que subirse a un banquito para buscar el paquete de azúcar en la alacena: el Goguete llega a todas partes, abre sus pinzas plásticas y listo, trae a las manos del ser cansado -o tal vez ocupado en algo más trascendente que buscar objetos- eso que no estaba al alcance. La voz, esperanzada, conmovida, maravillada por la existencia de esto que le ha dado tanta felicidad (y que ahora ella quiere compartir con nosotros para que nosotros también seamos felices), dice en idioma neutro para toda Latinoamérica que el Goguete es realmente indispensable. Tal vez muchos de mis problemas se solucionen cuando adquiera un Goguete. Quiero mi Goguete.

posted by Mori Ponsowy at 4:32 p.m. 8 comments

INÉS GARLAND, colaboradora estrella

Inés Garland es, entre otras cosas, mi mejor amiga en Argentina. Pero, además de eso, ha trabajado como productora de televisión y realizado documentales de arte y cortometrajes. "El dios de Le Mans", su primera novela, fue finalista del Premio Planeta 2004. Su libro de cuentos,"Más cerca de una ausencia", que será publicado antes de fin de año, recibió el segundo premio del Fondo Nacional de las Artes, 2004. Inés también ganó el primer premio del Concurso Iberoamericano de Cuentos 2005 de la Fundación Avon con su cuento "Los dulces sueños están hechos de esto". Actualmente da talleres de narrativa, escribe su segunda novela y promete ser una de las colaboradoras estables de GOMA DE BORRAR. Gracias, I.

posted by Mori Ponsowy at 2:14 p.m. 4 comments

lunes, agosto 15, 2005
EL JABALÍ

El lunes 15, a la medianoche argentina, en El Jabalí, el programa que conduce Daniel Chirom por Radio Nacional AM 870, estarán Horacio Armani y el poeta y traductor peruano Renato Sandoval. Puede escucharse por internet en http://www.radionacional.gov.ar/

posted by Mori Ponsowy at 7:55 p.m. 0 comments

EL SUJETO ENCERRADO ALLÍ

por Efraim Medina Reyes


La novela de Harold Brodkey, Esta salvaje oscuridad, subtitulada La historia de mi muerte, es, por exacta lógica, una de las más vitales que haya leído en mi vida. Cada línea sucumbe al ansia sobrehumana del escritor por exprimir al máximo ese conteo regresivo. Desde las dos primeras palabras: Tengo sida, Brodkey nos informa que la retórica no tiene cabida en su texto. Pero no vayan a creer por eso que se trata de un panfleto lloroso, Brodkey la escribió con toda la franqueza, crueldad y desesperación posibles. La carga emocional párrafo tras párrafo no da tregua, ni una línea se desperdicia porque quien la escribe sabe que puede ser la última. Uno lee y queda atrapado sólo que esta vez no hay trucos ni sorpresas, el sujeto encerrado allí está diciendo la jodida verdad y la verdad, como todos sabemos, es una joya terrible que no hace concesiones. Pero para un escritor, y Brodkey es de los mejores que han existido, la verdad es sólo una parte. Mucha gente en el mundo tiene sida pero eso no significa que escriba novelas extraordinarias. La verdad es el punto de partida, la apuesta esencial, sin ella ninguna literatura importa. Ella sostiene y justifica el artificio. Brodkey sabe que va a morir, de hecho murió, pero no cede un ápice en su intención de tejer en forma perfecta esa agonía. No quiere compasión ni distancia, exige entrar con él hasta el borde mismo de esa salvaje oscuridad.

La primera obra de Brodkey se publicó en 1954, se trataba de una colección de relatos que tituló Primer amor y otros pesares; entonces tenía 24 años y no le dolía un hueso, pero aquellos exquisitos relatos que sedujeron a John Cheever, tenían la extrema franqueza y honestidad de su última novela. La literatura contemporánea, que podría prescindir de tantos escritores, no sería la misma sin Brodkey.

Creo que precisamente eso que prima en Brodkey, y en todo escritor que valga la pena, es lo que falta a menudo en la nueva literatura latinoamericana. Muchas veces leer a mis contemporáneos me resulta un fastidio, no se trata sólo de las pretensiones, los lugares comunes y el oportunismo de las historias: es algo peor, es sentir que son escritores de juguete. No hay pasión ni compromiso en ellos y me refiero al compromiso visceral, emocional e intelectual que debe haber entre el escritor y lo que escribe. La mayoría de nuevos escritores latinoamericanos tienen una idea casi suntuaria de la literatura, lo que escriben no pesa, no significa un pito. Obvio que cada quien tiene sus propios intereses y temas para abordar, lo triste es convertir la literatura en una fórmula. La literatura debería ser una experiencia única, cada libro que escribimos debería llevarnos al borde del delirio, abrir nuestra mente, estremecer los cimientos de nuestras convicciones y no creo que esto se logre haciendo astrología o pasando noticias y desgracias ajenas a formato de libro. Los temas de la literatura son infinitos, Ray Bradbury, por ejemplo escribió sobre marcianos. Sin embargo, los marcianos de Bradbury son más intensos, reales y vecinos a nuestro vértigo que tantas historias y personajes de la nueva literatura latinoamericana. Y es que Bradbury no usó a esos marcianos como truco publicitario, ellos le sirvieron para retratar en forma espléndida lo deformes, feroces y egoístas que somos los seres humanos. Y si son tan creíbles esos marcianos es porque están hechos de la fibra íntima de Bradbury. El escritor y sus criaturas son caras de la misma moneda. Nadie te pidió escribir, cuando se toma esa decisión se asumen todas las consecuencias que entraña. Escribir es un acto personal, un secreto que deseamos compartir con el resto del mundo así que no deberíamos quejarnos cuando ese mundo nos pida cuentas. La literatura es un arma poderosa que debe estar a favor de la vida, debe arriesgarse, debe intentar ir más allá de los cócteles y de los pequeños círculos aduladores. Como decía Capote, hay grandes diferencias entre escribir y escribir de verdad. Me decepciona ese tipo de escritores que hacen carrera imitando la literatura, esos inexpresivos cronistas de lo inmediato y peor aún los falsos gurúes. Pensar que fábricas de mierda como Pablo Cohelo, JK Rowling o Dan Brown tengan algo que ver con la literatura es una imperdonable estupidez .

Está claro que el negocio de las editoriales es vender libros pero, aunque algunos editores no logren captar la sutil diferencia, los libros no son papas fritas. Está claro que escribir es un oficio y tener lectores más que una ambición es una necesidad. Otra cosa es rebajarse, como ese saco de mocos llamado Isabel Allende, a escribir novelas por encargo. Odio ese tipo de gente, no puedo evitarlo. Me gusta escribir porque me ayuda a sobrellevar mis taras y encontrar algo de belleza en este bosque automático donde existo. No empecé a escribir, y jamás lo haré, porque pensara que podía ganarme la vida con esto. Escribir fue la única cosa que tuve cuando no tenía nada, escribir me salvó la vida y logró que aceptara ser esta maldita cosa que soy. Respeto este oficio, he leído a grandes escritores y sé que las bibliotecas del mundo están repletas de libros valiosos que no alcanzaré a leer, por eso detesto a quienes pierden el tiempo leyendo mierda de fábrica. No tengo nada contra el dinero; si pudiera compraría un yate de lujo para que lindas top models divirtieran a mis amigos, pero no voy a vender el alma por eso. He peleado duro para conservar mi dignidad y quiero morir con ella.

Un escritor está solo frente a su criatura, él debe ser su crítico más eficaz y despiadado. Afuera sólo se trata de vender y si vendes tendrás el abrazo del editor y el apoyo de los medios masivos de comunicación. Para los medios es fácil crear fenómenos, día tras día ellos pueden inflar a cualquier mamarracho y convertirlo en estrella. Miles de personas comprarán tu libro pero debes tener claro que no siempre ser vendido significa ser leído y que los tinacos de basura se llenan cada hora de libros inútiles. Tampoco se consigue mucho intercambiando opiniones con otros escritores, a la mayoría sólo les interesa lamerse el culo mutuamente. Quien los critique en serio se convertirá de inmediato en su enemigo. Por eso hay que afinar bien la autocrítica y recordar que la autocrítica es una función delicada; cualquier premio o sobredosis de halagos pueden averiarla y ya sabes que los premios son como el pescado para la foca amaestrada. Leyendo a ciertos escritores de nuestra más reciente literatura uno puede saber los estragos que causa tener averiada la autocrítica. He perdido amigos por expresar mi opinión de forma sincera y algunas veces me han dicho que debería sólo sonreír y seguir la corriente, pero no puedo. Fui educado por una madre recia y honesta. Ella siempre dice que no se trata de tener muchos o pocos amigos, basta que sean amigos de verdad.

Sin duda hay expectativas en Europa por la nueva literatura latinoamericana pero eso no significa que será fácil abrirnos espacio. Allá, como en cualquier parte del mundo, todo va rápido y pasa pronto. Estuve buscando en librerías de Barcelona, París y Milano a escritores latinos que, según los medios, estaban de moda en el primer mundo y no los encontré. Miles de libros cada día desplazan a otros en los estantes y mostradores de esas librerías. O vendes o te jodes es la ley del mercado. Bajo esa ley convertirse en moda es como tomar las medidas de tu propio ataúd. Sabemos que nuestros medios no cesarán de convertir a cualquier ciclista, conductor de autos o cantante de tercera en símbolo nacional: es la forma como ablandan nuestros cerebros y nos obligan a comprar porquerías. Lo mismo puede pasar con los escritores aunque espero que nosotros seamos capaces de tener la mínima ética para evitarlo. Se supone que debemos ser una especie de reserva moral en nuestras abatidas sociedades y para ello debemos tener los pies en la tierra. Aceptar la crítica no es fácil pero negar que somos eso que nos critican puede ser peor. Creo que toda crítica sea positiva, negativa o incluso injusta debe ser bienvenida y que necesitamos que esos críticos se multipliquen y sean aún más severos. Nuestra medida no pueden ser los medios ni los halagos gratuitos. No debemos olvidar que el objetivo de los premios que convocan las editoriales es la promoción gratis e indiscriminada. El escritor está solo frente a su criatura y no puede permitirse engaños.

Debido a que el éxito de nuevos escritores en nuestros países no va acompañado de un considerable aumento de lectores, y que es criminal la existencia de millones de analfabetas básicos y funcionales, se hace necesario redoblar los esfuerzos en ese sentido. En la Costa Atlántica colombiana viven alrededor de diez millones de personas y sólo existen ocho librerías, ¿se imaginan las posibilidades que tiene un libro de encontrar su lector allí? Creo que las editoriales deben pensar más en el lector y no reducir su impacto a los premios y las reseñas; utilizar mejor el espacio virtual, bajar los precios y realizar ventas de bodegas más a menudo, abrir librerías y hacer campañas de difusión en las regiones más apartadas. Más que producir y producir escritores tenemos que formar lectores, un libro sin lector no pasa de ser un objeto triste e inútil. Me siento afortunado al saber que he vendido más treinta mil ejemplares de mi primera novela en Italia y que pronto estaré también traducido al alemán y francés. Pero me amarga la idea de que miles de colombianos, con quienes quisiera compartir esas historias, ni siquiera sepan leer. Más que de los escritores y críticos, el futuro y la calidad de una literatura debería estar en manos de los lectores. Necesitamos crear lectores, lectores con rigor que marquen la pauta. Mientras no existan esos lectores los medios impondrán su mediocridad hasta hacernos creer que farándula y cultura son la misma cosa.

Leyendo a Harold Brodkey y también a Stefano Benni he sentido que otra de las debilidades de nuestra nueva literatura es la escasa formación intelectual: los jóvenes escritores no leen, escriben. Peor aún: no escriben, publican. Si los editores, y sus lectores de confianza, no hacen de filtro y publican cada cosa ?vendible? que les va llegando, no sólo van a llenar el mercado de libros flojos si no que arruinarán a esos escritores por falta de exigencia. No basta sentarse y escribir la primera tontería que se te venga a la cabeza, un libro debe representar y significar algo. Muchos escritores consagrados como Vargas Llosa, García Márquez o Saramago, que hicieron valiosos aportes a la literatura, son hoy momias sagradas que publican libro tras libro amparados más en la técnica que en la pasión. Los escritores piensan que deben escribir hasta la muerte y terminan repitiendo el consabido sonsonete o haciendo investigaciones históricas para adaptarlas a su molde literario. Por eso me gusta Stefano Benni, este curtido escritor italiano sigue teniendo el fuego inicial y buscando la belleza y la verdad que esta entraña, sigue creyendo que cada palabra cuenta y sigue siendo tan personal como la primera vez. Quizá soy un poco obsesivo en esto, pero creo que el papel de un escritor, sobre todo en nuestros países, no puede limitarse a las revistas de farándula y las entrevistas en la tele. Hay una función social que cumplir y esa función exige experiencia y conocimiento. Basta conversar un poco con ciertos escritores para entender que sus libros sean tan blandos y gratuitos. Algunos hasta tienen fluidez y habilidad, pero no hay que olvidar que Corín Tellado y Danielle Steel también son hábiles y fluidas. En este oficio la fluidez no es un atributo sino una condición, condición que debe estar respaldada por ideas y argumentos y, sobre todo, por la voluntad de crear situaciones y conflictos que aporten algo al invisible lector.

Parece ser que en cada uno de nuestros países hay nuevas figuras literarias, y que esas figuras empiezan a tener la atención de los medios y por ende a ser reconocidas dentro de su ámbito. Lo extraño, que no es nada extraño, es que más allá de cada país somos desconocidos. Y no es nada extraño porque aún compartiendo fronteras y todo un bagaje cultural y étnico, aún teniendo los mismos líos, nuestras relaciones suelen ser distantes e incluso hurañas. Sólo hasta que España u otro país del Primer Mundo otorgan su aval, empezamos a ser aceptados por nuestros vecinos. Eso, por desgracia, no es un problema exclusivo de la literatura, ocurre en todos los órdenes. Nuestro distanciamiento, aparte de absurdo, tiene consecuencias fatales desde todo punto de vista y nos hace presa fácil ante los mezquinos intereses de ese Primer Mundo. Sería estupendo que la literatura, como ya lo hizo en otras épocas, ayudara a reducir esas distancias. Si por ejemplo, las nuevas generaciones de colombianos, sólo vamos a ser representados y conocidos en el espacio continental y mundial por Juan Pablo Montoya, Shakira, Juanes o alguna telenovela, estaremos jodidos. La literatura implica, aún en el peor de los casos, un conocimiento mucho más hondo de país y cultura que el pretendido por cualquier mamarracho creado por los medios.

Creo que cada escritor tiene un compromiso con la literatura, el mismo que tuvo Harold Brodkey y tiene Stefano Benni, el mismo que han tenido tantos a través de la historia. Brodkey logró hacer una novela estremecedora sobre su experiencia como enfermo terminal, y mucho antes había escrito obras de igual factura sobre las diversas etapas de su vida. Pero esas obras no sólo retratan la vida y visión personal de Brodkey si no todo un contexto humano, político y cultural que deja al descubierto las enfermedades del grande imperio norteamericano. Me parece muy bueno que logremos abrirnos espacio en Europa y el mundo, que tengamos la atención de los medios y cada vez más lectores, pero por deslumbrante que sea el talento y el éxito de un escritor, su compromiso más importante sigue siendo la verdad.

posted by Mori Ponsowy at 5:22 p.m. 7 comments

jueves, agosto 11, 2005
EFRAIM MEDINA, corresponsal de lujo


GOMA DE BORRAR apenas tiene una semana de vida y ya estrena colaboradores de lujo. A diferencia de otros blogs más personales, este, que pretende ser revista interactiva -e iberoamericana, para más cuento-, no puede ser mantenido por una sola persona. Y, bien: GOMA ya encontró su primer corresponsal extranjero: Efraim Medina Reyes, escritor colombiano, nacido en Cartagena en 1967, que ahora vive parte del tiempo en Roma, no sólo aceptó ser nuestro colaborador regular, sino que va a tener a su cargo el contenido de GOMA DE BORRAR un día fijo a la semana. Todavía no sabemos cuál.

Lo primero que quiso Efraim fue ser campeón mundial de boxeo, realizó 14 combates sin conocer la victoria y decidió probar suerte con la música. Con la 7 Torpes Band, fundada en compañía de dos amigos, grabó dos CD de garaje y en cuatro años lograron vender 9 copias de cada uno. Después estudió tres años de medicina y dos de economía. En 1986 fundó la multinacional Fracaso LTDA (con el hoy mítico eslogan Donde se necesite un fracaso allí estaremos) y escribió y dirigió piezas teatrales como Eso no me infla la banana (que tuvo una asistencia record para Cartagena de siete espectadores en seis meses) y también una película en video como Tres horas mirando un chimpancé. En 1995, ganó el Premio Nacional de Literatura con la obra Cinema árbol y otros cuentos. Pero el éxito internacional le llegó en 2001 con la novela Érase una vez el amor pero tuve que matarlo, a la que siguieron en 2002 Técnicas de masturbación entre Batman y Robin y en 2003 Sexualidad de la Pantera Rosa. En 2005, durante la Feria Internacional del libro de Bogotá, lanzó una colección de poemas bajo el título Pistoleros/Putas y Dementes (Greatest Hits). Para diciembre anuncia su nueva novela La mejor cosa que nunca tendrás y un CD de Grandes Fracasos de 7 Torpes Band titulado Canciones aún más mediocres. Ha sido jurado del Festival Internacional de Cine de Venecia. Escribe para la revista colombiana Soho (www.soho.com.co) y la italiana Internazionale (http://www.internazionale.it/). Y, también desde hoy, en GOMA DE BORRAR. Bienvenido, Efraim. Y gracias.

posted by Mori Ponsowy at 7:38 p.m. 3 comments

LA NAVAJA DE OCKAM y lo superfluo en el mundo contemporáneo

Ockam fue un filósofo del siglo XIV a quien hoy se recuerda sobre todo por su principio de que no hay que multiplicar innecesariamente las entidades. Según él, cuanto más sencilla sea una teoría, más probabilidades tiene de ser verdadera. Su famosa "navaja" se refiere a la necesidad de cortarle la cabeza, de acabar con todo aquello que sea redundante e innecesario.

Creo que Ockam se horrorizaría si renaciera en cualquiera de nuestras ciudades. ¿Cuántas cosas pueblan el mundo contemporáneo? Artefactos que nos parecen indispensables para una vida confortable. El microondas, el escurridor de lechuga, las campanas en las cocinas. Como si un guiso de pollo no se calentara más rápido y parejo en una olla sobre el fuego. Como si el olor de la comida invadiendo las habitaciones de la casa no fuera un buen modo de abrir el apetito.

Navaja de Ockam es una de las secciones de GOMA DE BORRAR. Con el correr de las semanas, diferentes escritores hablarán de su propia navaja y el uso que le dan.

posted by Mori Ponsowy at 8:35 a.m. 6 comments

martes, agosto 09, 2005
HERENCIA Un poema inédito de Yolanda Pantin


"No soy yo quien te engendra. Son los muertos"
J.L. Borges


I

Pertenezco
a este pedazo de la tierra

Reconozco como mí­o
el aire
que fue de mi infancia

los relatos de mis padres
jóvenes y eternos

cuanto su vista levantó
de estos valles
a esos
héoes trágicos

Aquí­ estaba su deseo

Yo me hundo junto a los muertos
que nos procrearon

porque todo lo que soy es herencia



II

Yo soy aquella en la fotografí­a
de pie
entre el miedo y el deslumbramiento

Le he sido fiel a su memoria
a cuanto sus ojos recuerdan

de aquel cielo

al lomo
de los caballos relucientes

Pero vuelve el recuerdo
de aquella ocasión en que quise sustraerme

y no hallé lugar que me resguardara
de mis despóticos fantasmas coloniales


III

Así­ me hundo en esa putrefacción cálida
mientras manos que son de nadie me arrancan del cuerpo



Yolanda Pantin (Caracas, 1954) es poeta, ensayista y editora. Ha publicado los siguientes libros: "Casa o Lobo" (1981), "Correo del Corazón" (1985), "La Canción Frí­a" (1989), "Poemas del Escritor" (1989), "El Cielo de Parí­s" (1989), "Los Bajos Sentimientos" (1993), "La Quietud" (1998).

Perteneció a los grupos literarios Calicanto y Trá¡fico, este último de gran importancia en la reciente historia de la literatura venezolana. En 1989, recibió el Premio Fundarte de Poesí­a.

En 2004 publicó en Caracas su Poesí­a reunida, 1981-2004. Ese año recibió la Beca Guggenheim. Actualmente vive en Caracas. Es, también, la primera colaboradora de GOMA DE BORRAR. Muchas gracias, Yolanda. Es una alegrí­a que estés aquí­.


posted by Mori Ponsowy at 4:52 p.m. 7 comments

lunes, agosto 08, 2005
MANIFIESTO DE GOMA DE BORRAR

Cuando empecé a trabajar en "Lamujerdemivida" uno de mis sueños era que la revista ayudara a acercar literariamente a los paí­ses iberoamericanos. Que los lectores y escritores argentinos se enteraran de lo que se estaba escribiendo en Venezuela, en Uruguay o en México. Hoy, en toda Latinoamérica se lee más a los escritores de EEUU que a los de España o a los de nuestros paí­ses vecinos. Es un absurdo, pero es así­.

Ya hace tiempo que me fui de esa revista. Pero el deseo de acabar con el desconocimiento de la literatura que se escribe en nuestro mismo idioma sigue intacto. Creo que tal vez haya un modo de hacer la revista que quiero. Un modo que no precisa de un socio capitalista, ni de anunciantes, imprenteros y distribuidores. Un modo que destierra los horarios de entrada y de salida, y que -esto me encanta- hace totalmente innecesarios a los jefes.

La cosa parece tan fácil, que tal vez todo esto no sea má¡s que un delirio.

Imagino una revista/blog literario para borrar fronteras. No un blog solemne en el que se haga crí­tica y teorí­a literaria. Eso no: ¡lejos la Academia! Un blog con sentido del humor en el que los escritores escriban pensamientos cotidianos, anécdotas, libros leí­dos, pelí­culas vistas. Un blog con algunas secciones fijas que serán abordadas por distintos escritores a lo largo del tiempo. Un blog en el que un escritor hable de otros escritores de su paí­s y los presente, invitá¡ndolos a sumarse al blog. Un lugar en el que también los lectores puedan escribir.

Algo así­ como una GOMA DE BORRAR que, de a poco, vaya difuminando fronteras y desconocimientos.

posted by Mori Ponsowy at 1:13 p.m. 21 comments

About Me

Mori Ponsowy (Buenos Aires, Argentina) ha publicado los libros de poemas "Enemigos Afuera" (Primer Premio Nacional Iniciación de la Secretaría de Cultura de la Nación y Mención de Honor del FNA) y "Cuánto tiempo un día", y las novelas "Los colores de Inmaculada" (Premio de la Diputación de Cáceres), "Abundancia" (Premio Internacional de Novela Letrasur 2010) y "Busco un amigo". Ha traducido a las poetas Sharon Olds ("El padre", Bartleby) y Marie Howe ("Lo que hacen los vivos", Luna Nueva), y editado los libros "No somos perfectas" (Del Nuevo Extremo, 2006) y "Mujeres políticas y argentinas" (Del Nuevo Extremo, 2009).

¿Mensajes? ¿Comentarios?
mponsowy @ yahoo.com



Publicaciones

Enemigos afuera

Los colores de la inmaculada

No somos perfectas

El padre

Marie Howe

Mujeres políticas y argentinas

Manifiesto vital

Notas de opinión

Notas en LNRevista

Aquí y allá

Estante de preferidos

  • "The Corrections" de Jonathan Franzen
  • "Freedom" de Jonathan Franzen
  • "La noche de los tiempos" de Antonio Muñoz Molina
  • "The Fifth Child" de Doris Lessing
  • "1Q84" de Murakami
  • "Ulises" de James Joyce
  • "White Noise" de Don DeLillo
  • "Falling Man" de Don DeLillo
  • "Me casé con un comunista" de Philip Roth
  • "Pastoral Americana" de Philip Roth
  • "Sábado" de Ian McEwan
  • "Kafka en la orilla" de Haruki Murakami
  • "La Mancha Humana" de Philip Roth
  • "Alta Fidelidad" de Nick Hornby
  • "Abril Rojo" de Santiago Roncagliolo
  • "Cómo ser buenos" de Nick Hornby
  • "Matadero Cinco" de Kurt Vonnegut
  • "Desgracia" de J.M.Coetzee
  • "Las cosas que llevaban" de Tim O´Brien

Pelis

  • "El hombre elefante" de David Lynch
  • "Blue Valentine" de Derek Cianfrance
  • "Singin in the Rain" de Gene Kelley y Stanley Doney
  • "The Day the Earth Stood Still" de Robert Wise
  • "Luz silenciosa" de Carlos Reygadas
  • "Gigante" de Adrián Biniez
  • "La teta asustada" de Claudia Llosa
  • "Slumdog Millionaire" de Danny Boyle
  • "Caramel" de Nadine Labaki
  • "Paranoid Park" de Gus Van Sant
  • "Sin lugar para los débiles" de los hermanos Cohen
  • "El arco" de Kim Ki-duk
  • "Volver" de Almodóvar
  • "Nadie sabe" de Hirokazu Kore-eda
  • "De latir el corazón se me paró" de Jacques Audiard
  • "Caché" de Haneke
  • "La promesa" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "El niño" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "Una historia sencilla" de David Lynch
  • "Los idiotas" de Lars von Trier
Un enemigo

Arnet, gran estafa

Muchos amigos

Por los chicos

Fedro

Hostería Los Pecanes

Miradapuntoart:arte y diseño

Powered by Blogger

Entrevistas y algo más

Poemas

Otros blogs y sitios amigos

Archivos