Goma de borrar
 
martes, agosto 30, 2005
OBLIGACIONES SENCILLAS

Por Alejandra Laurencich

Apenas me desperté esta mañana tomé un compromiso conmigo misma. Decidí mantener la actitud positiva, la esperanza. Sin desmoronarme ante el primer signo de mezquindad. Mezquindad dije. Sí, acabo de escribirlo y si estuviera en una sesión de terapia mi analista diría: qué quiere decir con mezquindad. Trato de revisar el concepto. El primer signo de ¿suerte mezquina, inteligencia mezquina? ¿Mezquina generosidad? A qué le tengo miedo, carajo. A que dios se enoje conmigo por no tener la actitud de jane fonda, nacha guevara o gabriela sabattini, pura sonrisa y me gusta ser como soy, me asumo y el mundo muestra su cara de macdonals. Una actitud como la del Diego, (dieguito querido decíme cómo hiciste para reírte otra vez). Qué es lo que me asusta cuando lo único que debo hacer es dejar mi casa para ir a cumplir con un par de obligaciones sencillas. Me lavé los dientes y la cara, hice pis en un frasquito esterilizado, tal como indicaba la prescripción del médico, me miré al espejo y traté de cantar algo. Algo feliz. Lo primero que me vino a la memoria fue una canción de Sergio Denis que cantábamos camino a la playa cuando éramos chicos. Veeen quee loos hombreees volveeerán a ser hermaaanoos. La música imitaba el Himno a la Alegría. Me lavé las manos con agua caliente. Apagué la luz y fui a la cocina a prepararme unos mates.

Sobre las ramas retorcidas de la parra en el patio descubrí una pequeñísima hoja. La primera de la temporada. Me emocioné y pensé: es un signo de que la primavera llega a mi vida. Todo está bien en el mundo. La yerba con naranja es lo más rico que hay.

Cuando salí a la calle mi compromiso permanecía naturalmente intacto. Hacía frío pero había un lindo sol en el cielo. Pasé la verdulería y pensé en las horas que llevaría despierto el verdulero. Imaginarlo cargando cajones a la madrugada, discutiendo precios en el mercado con su bufanda a cuadros desteñida, mientras yo, calentita en mi cama, asumía compromisos sobre la actitud a mantener durante el día, me hizo avergonzar un poco. Hay héroes cotidianos, admirables peones que construyen la patria en silencio me dije. Y tuve la visión de una bandera flameando. Una bandera sobre la casa de gobierno. Se puede hacer patria barriendo una vereda, acomodando los tomates para que se vean lindos y se vendan. Ganarse el pan de cada día. Honestamente. Mientras la primavera avanza. Todavía no hay brotes en los árboles. Aún es invierno. Pero ya llegará el día.

Debía pasar por el banco a cobrar un cheque. Había viejos haciendo cola, afuera. Supuse que sería día de cobro para los jubilados. Mientras esperaba a que el cajero revisara mi documento escuché la conversación en la ventanilla de al lado. Una anciana metida en un tapado gastado que combinaba con unas gruesas medias deportivas y unas zapatillas de franela decía amablemente: ¿Y el aumento? ¿No vienen los treinta pesos de aumento? Tiene que reclamar en la anses, le dijo el cajero. ¿Pero usted no me los paga hoy? Tiene que ir a la anses. Cómo puede ser, a mi hermana le vinieron y a mí, no. Tiene que ir a la anses a reclamar. Dijeron que íbamos a cobrar 30 pesos de aumento. Pensé en el boleto que debería sacar la anciana para ir a reclamar los treinta pesos. Ida y vuelta. Un peso con 60. Reclamaría 28 con 40 entonces. Las piernas chuecas, los dedos abultados como pequeñas montañas bajo la franela de sus zapatillas. Tal vez haya sido enfermera en su juventud, tal vez peluquera, tal vez ama de casa. Treinta pesos. Dejar la comida preparada y salir al frío nuevamente, a esperar en la parada del colectivo el que la llevara a la ANSES. Había muchos viejos en la cola, fui mirándolos a medida que recorría el banco hacia la salida. Veeen, canta, sueña cantaaando, vive soñaaando el nuevo soool. Salí a la vereda y encendí el primer cigarrillo del día. Crucé la calle. Un chiquito de diez o doce años se esmeraba en limpiar el parabrisas de un auto antes de que el semáforo diera luz verde. Alguien le tocó bocina mientras él se guardaba la moneda. Lo vi limpiarse los mocos en la manga del buzo marrón. Me miró con una mirada seca. Como si me preguntara: qué pasa, hay algún problema. Cuando me dio la espalda vi la inscripción del buzo. Paradise beach. Entre flores y palmeras.

Eran poco más de las diez de la mañana y mi compromiso empezaba a deshacerse. Supe que para la noche, lo único que quedaría en pie, sería la ansiedad de pararme bajo la parra del patio. Para buscar mi hoja. Para encontrar la confirmación de que el mundo seguía teniendo la promesa de una primavera.

posted by Mori Ponsowy at 6:51 p.m.

About Me

Mori Ponsowy (Buenos Aires, Argentina) ha publicado los libros de poemas "Enemigos Afuera" (Primer Premio Nacional Iniciación de la Secretaría de Cultura de la Nación y Mención de Honor del FNA) y "Cuánto tiempo un día", y las novelas "Los colores de Inmaculada" (Premio de la Diputación de Cáceres), "Abundancia" (Premio Internacional de Novela Letrasur 2010) y "Busco un amigo". Ha traducido a las poetas Sharon Olds ("El padre", Bartleby) y Marie Howe ("Lo que hacen los vivos", Luna Nueva), y editado los libros "No somos perfectas" (Del Nuevo Extremo, 2006) y "Mujeres políticas y argentinas" (Del Nuevo Extremo, 2009).

¿Mensajes? ¿Comentarios?
mponsowy @ yahoo.com



Publicaciones

Enemigos afuera

Los colores de la inmaculada

No somos perfectas

El padre

Marie Howe

Mujeres políticas y argentinas

Manifiesto vital

Notas de opinión

Notas en LNRevista

Aquí y allá

Estante de preferidos

  • "The Corrections" de Jonathan Franzen
  • "Freedom" de Jonathan Franzen
  • "La noche de los tiempos" de Antonio Muñoz Molina
  • "The Fifth Child" de Doris Lessing
  • "1Q84" de Murakami
  • "Ulises" de James Joyce
  • "White Noise" de Don DeLillo
  • "Falling Man" de Don DeLillo
  • "Me casé con un comunista" de Philip Roth
  • "Pastoral Americana" de Philip Roth
  • "Sábado" de Ian McEwan
  • "Kafka en la orilla" de Haruki Murakami
  • "La Mancha Humana" de Philip Roth
  • "Alta Fidelidad" de Nick Hornby
  • "Abril Rojo" de Santiago Roncagliolo
  • "Cómo ser buenos" de Nick Hornby
  • "Matadero Cinco" de Kurt Vonnegut
  • "Desgracia" de J.M.Coetzee
  • "Las cosas que llevaban" de Tim O´Brien

Pelis

  • "El hombre elefante" de David Lynch
  • "Blue Valentine" de Derek Cianfrance
  • "Singin in the Rain" de Gene Kelley y Stanley Doney
  • "The Day the Earth Stood Still" de Robert Wise
  • "Luz silenciosa" de Carlos Reygadas
  • "Gigante" de Adrián Biniez
  • "La teta asustada" de Claudia Llosa
  • "Slumdog Millionaire" de Danny Boyle
  • "Caramel" de Nadine Labaki
  • "Paranoid Park" de Gus Van Sant
  • "Sin lugar para los débiles" de los hermanos Cohen
  • "El arco" de Kim Ki-duk
  • "Volver" de Almodóvar
  • "Nadie sabe" de Hirokazu Kore-eda
  • "De latir el corazón se me paró" de Jacques Audiard
  • "Caché" de Haneke
  • "La promesa" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "El niño" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "Una historia sencilla" de David Lynch
  • "Los idiotas" de Lars von Trier
Un enemigo

Arnet, gran estafa

Muchos amigos

Por los chicos

Fedro

Hostería Los Pecanes

Miradapuntoart:arte y diseño

Powered by Blogger

Entrevistas y algo más

Poemas

Otros blogs y sitios amigos

Archivos