Goma de borrar
 
martes, septiembre 13, 2005
LUNES POR LA MAÑANA

Por Alejandra Laurencich

Enciendo la computadora y mientras espero el proceso de encendido completo, miro el jardín. El aire está oscuro, tormentoso. El verde saturado de las plantas lastima. En el silencio de la mañana escucho los ruidos del barrio que inicia su jornada hábil después del fin de semana largo. Ayer, todos creímos que la vida era un poco más bella. Siempre sucede los últimos días de los fines de semana largos. Cualquiera termina por olvidarse de que existen las obligaciones, el despertador, la monotonía. Un auto que pasa me deja ver a dos criaturas con guardapolvos en el asiento trasero. Pienso en mi hijo que se fue al colegio disgustado por mi recomendación de comerse su tostada hasta el fin. Me acusa de meterme demasiado en sus asuntos. Tengo ganas de fumar pero creo que es muy temprano para empezar. Me cebo un mate y miro la pantalla. Error al iniciar el programa. Yo sé cuál de las teclas tocar para que el cartel se esfume, para que el sistema se tranquilice. Me lo ha dicho el técnico: F1 y el cartel desparece y todo vuelve a estar bajo control. Pero tomo el mate y me quedo mirando el anuncio. Error al iniciar el programa. Un gran error por el que todos debemos pagar, dice una voz suave de mujer en mi memoria. Veo un aula de ventanas esmeriladas y estufas de gas butano. Una estampa del libro de catecismo, abierto sobre un pupitre. Adán y Eva bajo el árbol fatal de la desdicha. Cómo evitar el pecado. El error original. Ellos fueron nuestros padres y se equivocaron, dijo la catequista. Y nos sonrió con dulzura a todos los niños. Yo comía un caramelo. Busqué mi pañuelito bordado y en él escupí con disimulo lo que quedaba de mi sugus. Unos meses después en casa escuché que la catequista se había separado de su marido. No iba a dar más clases de religión. Pienso en la cara del actor yanqui que vi antes de ayer en la miniserie �ngeles sobre América. El personaje recordaba -como yo, hace un instante- una estampa bíblica: la lucha de un hombre contra el ángel. Él tenía que definir su inclinación sexual. Cómo luchar contra un ángel, se preguntaba, y yo supongo que puede ser la pregunta de alguno de los personajes de Cheever. La pregunta que se hace Francis Weed, por ejemplo, cuando se entera del compromiso entre su adorada Anne y el joven Clayton, o la de Ned Merryl cuando se sumerge en las últimas piscinas, ya abandonado por la juventud y el vigor. Recuerdo la pureza insoportable en la mirada de ese actor yanqui de la miniserie. Cómo luchar contra algo tan poderoso, se habrá preguntado también Eva frente a la manzana, Adán frente a Eva. Los afganos, los iraquíes frente a Bush se habrán hecho la misma pregunta. Me la hice yo por lo menos tres veces en este último fin de semana frente a sandwiches de miga. Quiero adelgazar un poco y puedo resistir frente a cualquier cosa, pero no frente a un sandwich triple. Veo a tantas mujeres bellas de vientres chatos y pienso por qué mi madre me habrá hecho así, con esta tendencia a la gordura. Error al iniciar el programa. Por qué las madres no adiestraremos a nuestros hijos sobre las teclas adecuadas para controlar los errores con que los dotamos. Por qué Dios no nos provee de una F1 con la que desembrazarnos de la angustia matutina, el imperialismo yanqui, la estupidez, y la codicia. Aprieto la tecla y doy comienzo a la semana de trabajo.





posted by Mori Ponsowy at 10:26 a.m.

About Me

Mori Ponsowy (Buenos Aires, Argentina) ha publicado los libros de poemas "Enemigos Afuera" (Primer Premio Nacional Iniciación de la Secretaría de Cultura de la Nación y Mención de Honor del FNA) y "Cuánto tiempo un día", y las novelas "Los colores de Inmaculada" (Premio de la Diputación de Cáceres), "Abundancia" (Premio Internacional de Novela Letrasur 2010) y "Busco un amigo". Ha traducido a las poetas Sharon Olds ("El padre", Bartleby) y Marie Howe ("Lo que hacen los vivos", Luna Nueva), y editado los libros "No somos perfectas" (Del Nuevo Extremo, 2006) y "Mujeres políticas y argentinas" (Del Nuevo Extremo, 2009).

¿Mensajes? ¿Comentarios?
mponsowy @ yahoo.com



Publicaciones

Enemigos afuera

Los colores de la inmaculada

No somos perfectas

El padre

Marie Howe

Mujeres políticas y argentinas

Manifiesto vital

Notas de opinión

Notas en LNRevista

Aquí y allá

Estante de preferidos

  • "The Corrections" de Jonathan Franzen
  • "Freedom" de Jonathan Franzen
  • "La noche de los tiempos" de Antonio Muñoz Molina
  • "The Fifth Child" de Doris Lessing
  • "1Q84" de Murakami
  • "Ulises" de James Joyce
  • "White Noise" de Don DeLillo
  • "Falling Man" de Don DeLillo
  • "Me casé con un comunista" de Philip Roth
  • "Pastoral Americana" de Philip Roth
  • "Sábado" de Ian McEwan
  • "Kafka en la orilla" de Haruki Murakami
  • "La Mancha Humana" de Philip Roth
  • "Alta Fidelidad" de Nick Hornby
  • "Abril Rojo" de Santiago Roncagliolo
  • "Cómo ser buenos" de Nick Hornby
  • "Matadero Cinco" de Kurt Vonnegut
  • "Desgracia" de J.M.Coetzee
  • "Las cosas que llevaban" de Tim O´Brien

Pelis

  • "El hombre elefante" de David Lynch
  • "Blue Valentine" de Derek Cianfrance
  • "Singin in the Rain" de Gene Kelley y Stanley Doney
  • "The Day the Earth Stood Still" de Robert Wise
  • "Luz silenciosa" de Carlos Reygadas
  • "Gigante" de Adrián Biniez
  • "La teta asustada" de Claudia Llosa
  • "Slumdog Millionaire" de Danny Boyle
  • "Caramel" de Nadine Labaki
  • "Paranoid Park" de Gus Van Sant
  • "Sin lugar para los débiles" de los hermanos Cohen
  • "El arco" de Kim Ki-duk
  • "Volver" de Almodóvar
  • "Nadie sabe" de Hirokazu Kore-eda
  • "De latir el corazón se me paró" de Jacques Audiard
  • "Caché" de Haneke
  • "La promesa" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "El niño" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "Una historia sencilla" de David Lynch
  • "Los idiotas" de Lars von Trier
Un enemigo

Arnet, gran estafa

Muchos amigos

Por los chicos

Fedro

Hostería Los Pecanes

Miradapuntoart:arte y diseño

Powered by Blogger

Entrevistas y algo más

Poemas

Otros blogs y sitios amigos

Archivos