Goma de borrar
 
jueves, octubre 27, 2005
EL HOMBRE DE MI VIDA

por Efraim Medina Reyes
(el mismí­simo que viene pronto a BA)


Ana llevaba dos semanas durmiendo con fármacos. No podía aceptar la idea de que Juan la hubiera abandonado por una secretaria. Cierto que lo había dejado de amar hacía años o, si lo pensaba bien, jamás había sentido por él más que una simple atracción que se apagó apenas se fueron a vivir juntos. Sin embargo, la costumbre era más fuerte que la razón y borrar siete años en unas horas no era fácil. Marianne conocía bien a Ana y sabía que su autoestima estaba por el piso. Cuando Psique la invitó a una fiesta de disfraces para celebrar Halloween de inmediato llamó a Ana para convencerla de ir juntas. Al principio Ana se negó, siempre había odiado Halloween, le parecía una estupidez celebrar aquella fiesta gringa como si fuera la quinta esencia del folclor nacional. A Marianne le hacía gracia la actitud contestataria de su amiga, para ella la identidad y el folclor podían irse al carajo. Se trataba de superar una crisis sentimental y no de salvar el país. Al final Ana aceptó a regañadientes ponerse el disfraz de Robin que Marianne le había conseguido sin saber que aquella fiesta iba a cambiar su vida.
El apartamento de Psique (confidente de Marianne y artista plástico conceptual) estaba hasta el tope de gente. Los piratas, dráculas, cenicientas y demás monicongos bailaban al ritmo frenético de la música electrónica mientras bebían vodka y tragaban pastillitas multicolores. Ana y Marianne estaban con Psique esnifando cocaína. Marianne tenía una larga experiencia con las drogas, para Ana era su primera vez. Debido al volumen de la música y el efecto de las drogas los invitados no podían hablar y se limitaban a comunicarse con gestos. Un teletunik pasado de kilos invitó a Marianne a bailar y ésta arrastró a Ana hacia la pista. Ana sentía que su cabeza giraba mil veces más rápida que la música, su cuerpo parecía elevarse del piso y sintió que dejaba de ser Ana para convertirse en Robin. De repente apareció frente a ella un alto y atlético Batman. Batman se tragó una pastilla azul y le ofreció una roja. Ana abrió la boca. Luces multicolores estallaron en su mente. Batman la agarró de las manos y giraron juntos. Los cuerpos se fueron acercando. El aliento tibio de Batman le acariciaba el cuello y luego sus labios aplastaron los suyos y se excitó a tal punto que le dolieron la punta de los senos y pudo sentir como la mancha de humedad se extendía entre sus piernas. Batman lo hizo seguirlo a través del pasillo. Entraron a un cuarto apenas iluminado por una luz roja. Batman la besó en la nuca y metió la mano dentro de su trusa, los dedos se movieron con una habilidad increíble y tuvo un delicioso orgasmo.
-Eres el hombre de mi vida -susurró Ana y trató de abrir la cremallera del vestido de Batman que retrocedió un poco. Ana volvió a la carga y Batman no opuso resistencia. Al abrir la cremallera del pecho de Batman saltaron dos enormes tetas y Ana pegó un grito y empujó a Batman que cayó de espaldas golpeándose con la pared. Ana se agachó para preguntarle a Batman si estaba bien y notó que un hilillo de sangre le bajaba por la frente.
-No es nada, tranquila -dijo Batman.
-Pensé que eras? -dijo Ana con la voz quebrada.
Batman le acarició el pelo y Ana sollozó bajito, cerró los ojos y se quedó dormida sobre las tetas de Batman.
Han pasado quince años. Ana y Ángela (que todavía conserva su traje de Batman) no se han separado desde aquella fiesta. Comparten, en compañía de los tres hijos de Ángela, un bonito apartamento en Ciudad Inmóvil. Ninguna de las dos se siente lesbiana, al menos no técnicamente. A ambas les gustan los hombres (Ángela estuvo casada 12 años) y de vez en cuando disfrutan de ?una ración de pene?, pero su vida emocional y sentimental es perfecta y consideran que el sexo entre ellas es más liberador y tiene la fantasía que ningún hombre podría darles. Cuando titulé mi novela Técnicas de masturbación entre Batman y Robin estaba pensando en ellas y en tantas otras mujeres que decepcionadas y amargadas de la egolatría y la aburrida sexualidad masculina encuentran al "hombre de su vida" en otra mujer.

posted by Mori Ponsowy at 7:30 p.m.

About Me

Mori Ponsowy (Buenos Aires, Argentina) ha publicado los libros de poemas "Enemigos Afuera" (Primer Premio Nacional Iniciación de la Secretaría de Cultura de la Nación y Mención de Honor del FNA) y "Cuánto tiempo un día", y las novelas "Los colores de Inmaculada" (Premio de la Diputación de Cáceres), "Abundancia" (Premio Internacional de Novela Letrasur 2010) y "Busco un amigo". Ha traducido a las poetas Sharon Olds ("El padre", Bartleby) y Marie Howe ("Lo que hacen los vivos", Luna Nueva), y editado los libros "No somos perfectas" (Del Nuevo Extremo, 2006) y "Mujeres políticas y argentinas" (Del Nuevo Extremo, 2009).

¿Mensajes? ¿Comentarios?
mponsowy @ yahoo.com



Publicaciones

Enemigos afuera

Los colores de la inmaculada

No somos perfectas

El padre

Marie Howe

Mujeres políticas y argentinas

Manifiesto vital

Notas de opinión

Notas en LNRevista

Aquí y allá

Estante de preferidos

  • "The Corrections" de Jonathan Franzen
  • "Freedom" de Jonathan Franzen
  • "La noche de los tiempos" de Antonio Muñoz Molina
  • "The Fifth Child" de Doris Lessing
  • "1Q84" de Murakami
  • "Ulises" de James Joyce
  • "White Noise" de Don DeLillo
  • "Falling Man" de Don DeLillo
  • "Me casé con un comunista" de Philip Roth
  • "Pastoral Americana" de Philip Roth
  • "Sábado" de Ian McEwan
  • "Kafka en la orilla" de Haruki Murakami
  • "La Mancha Humana" de Philip Roth
  • "Alta Fidelidad" de Nick Hornby
  • "Abril Rojo" de Santiago Roncagliolo
  • "Cómo ser buenos" de Nick Hornby
  • "Matadero Cinco" de Kurt Vonnegut
  • "Desgracia" de J.M.Coetzee
  • "Las cosas que llevaban" de Tim O´Brien

Pelis

  • "El hombre elefante" de David Lynch
  • "Blue Valentine" de Derek Cianfrance
  • "Singin in the Rain" de Gene Kelley y Stanley Doney
  • "The Day the Earth Stood Still" de Robert Wise
  • "Luz silenciosa" de Carlos Reygadas
  • "Gigante" de Adrián Biniez
  • "La teta asustada" de Claudia Llosa
  • "Slumdog Millionaire" de Danny Boyle
  • "Caramel" de Nadine Labaki
  • "Paranoid Park" de Gus Van Sant
  • "Sin lugar para los débiles" de los hermanos Cohen
  • "El arco" de Kim Ki-duk
  • "Volver" de Almodóvar
  • "Nadie sabe" de Hirokazu Kore-eda
  • "De latir el corazón se me paró" de Jacques Audiard
  • "Caché" de Haneke
  • "La promesa" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "El niño" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "Una historia sencilla" de David Lynch
  • "Los idiotas" de Lars von Trier
Un enemigo

Arnet, gran estafa

Muchos amigos

Por los chicos

Fedro

Hostería Los Pecanes

Miradapuntoart:arte y diseño

Powered by Blogger

Entrevistas y algo más

Poemas

Otros blogs y sitios amigos

Archivos