Goma de borrar
 
martes, diciembre 06, 2005
LA GATA

Por Alejandra Laurencich
Espero noticias de gente que conviene a mi carrera profesional. Todos los días abro los mails con la avidez de un chico que se despierta el día de reyes. Sé que las sorpresas son inesperadas. Como aquella mañana de enero que encontramos la caja gigante de mis ladrillos sobre nuestros zapatos. No nos hubiéramos atrevido a desear aquella caja pero apareció. Así como un día alguien me despertó de una siesta angustiante para decirme que había ganado un premio. Así como otro día, sobre mis zapatos rojos con taco, mi abuela dejó dos billetes de los grandes. Leo a Epicteto, quien dice: la felicidad consiste en no desear nada y de ese modo ser libres. Me recomiendo a mí misma prescindir de las circunstancias externas. Pero tengo mi ánimo atado a la valoración de un puñado de personas. Personas que detrás de un escritorio pueden decidir parte de mi destino. Personas que con un llamado telefónico, una sugerencia a otras personas pueden montar mi pequeña vida en la incandescencia. Darle viabilidad a mis sueños. Son reyes para mí. Magos. He escrito cartas para ellos. Me he mostrado buena y brillante en mi desempeño. Pero cada día es un seis de enero decepcionante. Después de leer los mails que me invitan a cumpleaños o me prometen un cutis suave o me animan a formar parte de una cadena que desarmará una infamia política, cierro el correo y entro en mis cuentos. Escribo y por unas horas no sé si existo, me pierdo en los vericuetos sentimentales de mis personajes, expreso sus angustias, subrayo sus actos, les doy entidad. Luego miro por la ventana. Veo cruzar a uno de los obreros de la fábrica. Deseo ser él. Tener la inquietud del hambre, un sandwich de milanesa al mediodía para saciarla. El alivio dentro de un tupper. Miro a mi gata, su blanco pelaje, su cuerpo ovillado contra el muro de enredaderas, descansa cerca del sitio donde hace tres años enterramos a Fígaro, uno de sus hijos. Recuerdo cómo ella lo buscaba esa mañana, acercando su hocico a la tierra, alzando la cabeza hacia los árboles, parecía llamarlo. Dónde estás, gatito. Yo escuchaba a Schubert y me atragantaba de lágrimas, detrás del vidrio que separa mi dormitorio del jardín-camposanto. El duelo fue más largo para mí que para ella. Y creo que nunca le voy a perdonar su escasa tristeza. Aunque desde entonces la envidio. Envidio la capacidad de desprenderse de su instinto materno sin consecuencias. Ella es libre según Epicteto. No desea nada. Su necesidad de comida se ve satisfecha dos veces por día. Tiene la noche para andar por los tejados vecinos. Le importa poco la valoración de los demás. Sólo espera no ser atrapada por algún niño juguetón y travieso. Sólo teme a los escapes estruendosos de los autos que pasan por la calle. No hay día de reyes, ni ilusiones, ni palabras que puedan encandilar sus actos cotidianos. Ella duerme y yo la miro.

posted by Mori Ponsowy at 8:44 a.m.

About Me

Mori Ponsowy (Buenos Aires, Argentina) ha publicado los libros de poemas "Enemigos Afuera" (Primer Premio Nacional Iniciación de la Secretaría de Cultura de la Nación y Mención de Honor del FNA) y "Cuánto tiempo un día", y las novelas "Los colores de Inmaculada" (Premio de la Diputación de Cáceres), "Abundancia" (Premio Internacional de Novela Letrasur 2010) y "Busco un amigo". Ha traducido a las poetas Sharon Olds ("El padre", Bartleby) y Marie Howe ("Lo que hacen los vivos", Luna Nueva), y editado los libros "No somos perfectas" (Del Nuevo Extremo, 2006) y "Mujeres políticas y argentinas" (Del Nuevo Extremo, 2009).

¿Mensajes? ¿Comentarios?
mponsowy @ yahoo.com



Publicaciones

Enemigos afuera

Los colores de la inmaculada

No somos perfectas

El padre

Marie Howe

Mujeres políticas y argentinas

Manifiesto vital

Notas de opinión

Notas en LNRevista

Aquí y allá

Estante de preferidos

  • "The Corrections" de Jonathan Franzen
  • "Freedom" de Jonathan Franzen
  • "La noche de los tiempos" de Antonio Muñoz Molina
  • "The Fifth Child" de Doris Lessing
  • "1Q84" de Murakami
  • "Ulises" de James Joyce
  • "White Noise" de Don DeLillo
  • "Falling Man" de Don DeLillo
  • "Me casé con un comunista" de Philip Roth
  • "Pastoral Americana" de Philip Roth
  • "Sábado" de Ian McEwan
  • "Kafka en la orilla" de Haruki Murakami
  • "La Mancha Humana" de Philip Roth
  • "Alta Fidelidad" de Nick Hornby
  • "Abril Rojo" de Santiago Roncagliolo
  • "Cómo ser buenos" de Nick Hornby
  • "Matadero Cinco" de Kurt Vonnegut
  • "Desgracia" de J.M.Coetzee
  • "Las cosas que llevaban" de Tim O´Brien

Pelis

  • "El hombre elefante" de David Lynch
  • "Blue Valentine" de Derek Cianfrance
  • "Singin in the Rain" de Gene Kelley y Stanley Doney
  • "The Day the Earth Stood Still" de Robert Wise
  • "Luz silenciosa" de Carlos Reygadas
  • "Gigante" de Adrián Biniez
  • "La teta asustada" de Claudia Llosa
  • "Slumdog Millionaire" de Danny Boyle
  • "Caramel" de Nadine Labaki
  • "Paranoid Park" de Gus Van Sant
  • "Sin lugar para los débiles" de los hermanos Cohen
  • "El arco" de Kim Ki-duk
  • "Volver" de Almodóvar
  • "Nadie sabe" de Hirokazu Kore-eda
  • "De latir el corazón se me paró" de Jacques Audiard
  • "Caché" de Haneke
  • "La promesa" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "El niño" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "Una historia sencilla" de David Lynch
  • "Los idiotas" de Lars von Trier
Un enemigo

Arnet, gran estafa

Muchos amigos

Por los chicos

Fedro

Hostería Los Pecanes

Miradapuntoart:arte y diseño

Powered by Blogger

Entrevistas y algo más

Poemas

Otros blogs y sitios amigos

Archivos