Goma de borrar
 
miércoles, marzo 15, 2006
LOS ESCRIBAS DE SCHREIBEN

por Beatriz Vignoli

Según la documentación hallada hasta el presente, alrededor del año 1360 se produjo un diminuto movimiento, acaso revolucionario, en la tranquila localidad centroeuropea de Schreiben. Todo parece haber sucedido así: los escribas encargados de copiar el Texto Sagrado comenzaron en algún momento a permitirse errores. Los errores seguían un obvio patrón recurrente. En esto, desoían los escribas la advertencia de Rabí Ishéma (Talmud, Erubín 13 a): "Hijo mío, ten cuidado con tu trabajo porque es la labor de Dios; si omites una sola letra, o escribes una letra de más, destruirás el mundo".
¿Pero, eran simplemente torpes los escribas de Schreiben, o sus errores fueron deliberados? El descubrimiento, en enero de 1946, de las Escrituras de Schreiben entre las vigas del sótano de un granero, habilitado como refugio antiaéreo clandestino en las inmediaciones de dicha localidad, sembró el desasosiego entre los sobrevivientes de nuestra comunidad religiosa. Algunos de los que tomaron parte en la polémica suscitada entonces por el descubrimiento aventuraron la hipótesis de que se trataría de una secta heterodoxa demoníaca, abocada a la destrucción del mundo mediante la tergiversación de la Sagrada Escritura. El primer trabajo publicado por la Fundación para la investigación de los Archivos de las Escrituras de Schreiben (SAVS), "Tetragramsanagramen bei Scheibenschriften" (1947, por Bev Winograd et alt.) consigna un error recurrente en la transcripción del Libro del Génesis: la inversión parcial de la secuencia yod- hei- vav en el Santo Nombre, anteponiendo "hei" a "yod". Los autores de dicho ensayo interpretan esta inversión como un lapsus linguae tendiente a equiparar el Nombre Santo con el digrama "hai", análogo a "jai", que en hebreo significa vida. En algunos pasajes, inclusive, se llegó a sustituir la letra "hei" por una "jet".
En la versión ya alterada del Nombre Sagrado. El "error" es tanto más significativo por cuanto se da con mayor recurrencia en dos pasajes: Bereshit 1, 20- 25, que narra la creación de los seres vivientes (jaim) en el Quinto Día, y Bereshit 2, 21. En este segundo caso, sugieren los autores del ensayo que la presunta secta herética de escribientes estaría jugando con el sentido del versículo anterior, donde se consigna la etimología del nombre Java (Eva) como "madre de todos los seres vivientes"
(Bereshit 2, 20). Winograd vio en esto último un "protofeminismo" paradójicamente "protonietzchiano". El contenido revolucionario y el tono juguetón de su artículo despertaron repudio entre algunos sectores ortodoxos de la comunidad religiosa mundial, que declararon anatema a la presunta heterodoxia.
Declaraciones de repudio a tal declaración fueron emitidas casi inmediatamente por los sectores más heterodoxos de la comunidad religiosa mundial. Algunos detalles de tal polémica constan en un artículo a su vez polémico de Jesús Ovejero, "Vértigos del abismo: Lacan y la Cábala· (Grado Cero Nº6, pp. 32 y ss., Barcelona, agosto de 1955). La polémica, que se prolongó a lo largo de tres décadas, dividió a los comentadores e investigadores del Archivo de las Escrituras de Schreiben en "satanistas" y "azaristas". El sector de "satanistas" encabezado por Bev Winograd sería luego tildado de "lilithista" dado el posterior involucramiento de dicha autora en el Movimiento de Liberación de la Mujer.
Entre los "azaristas", quienes coinciden con la otra facción en que los errores son deliberados, pero los consideran más bien como un desafío optimista a la terrible idea de un desastre cósmico de origen puramente gráfico, la hipótesis más interesante hasta ahora ha sido la de Sophie Taueber-Cage, que intenta demostrar una influencia del I Ching sobre los escribas de Schreiben a través de alguna de las rutas comerciales de las especias y la seda. Taueber-Cage juega además con la posibilidad ?improbable, a nuestro entender? de que la influencia china haya llegado a Schreiben desde España a través de los árabes. "No es tan descabellado pensar que los escribas judíos de Schreiben, agobiados por la confusión contradictoria de los dogmas sectarios que proliferaban en la Europa del siglo XIV, hayan adscrito a una especie de nihilismo de corte helenístico que les hiciera confiar irónicamente en el azar como única vía segura de conocimiento.·" (Sophie Taueber-Cage, "Los misterios de Schreiben", en Alef-Bet, revista de la Fundación para la Investigación de los Archivos de las Escrituras de Schreiben, Nº2, p. 10). En sucesivos trabajos (véase especialmente "El bello error" en Alef-Bet Nº4, pp. 3 a 14), Taueber emprende un acercamiento paradójico a la hipótesis de Winograd en cuanto la contradice, presuponiendo no obstante un optimismo vitalista en los escribas, quienes habrían "vislumbrado una Creación absolutamente buena donde ninguna contingencia sería sinónimo de falla". Tan edénica cosmovisión estaría regida por una función benigna -no destructiva- del factor azar como expresión más viviente y activa de la voluntad divina que su viejo Texto. "En esto se habrían acercado los escribas de Schreiben a la noción del Tao." (Ibíd., p. 7). Cabe apuntar que tal noción de contingencia se asemeja más bien a su opuesto filosófico: la necesidad.
Como sea, el caso es que la tranquila localidad de Schreiben ya no existe. Hacia 1365, desapareció sin dejar rastros.

posted by Mori Ponsowy at 11:51 a.m.

About Me

Mori Ponsowy (Buenos Aires, Argentina) ha publicado los libros de poemas "Enemigos Afuera" (Primer Premio Nacional Iniciación de la Secretaría de Cultura de la Nación y Mención de Honor del FNA) y "Cuánto tiempo un día", y las novelas "Los colores de Inmaculada" (Premio de la Diputación de Cáceres), "Abundancia" (Premio Internacional de Novela Letrasur 2010) y "Busco un amigo". Ha traducido a las poetas Sharon Olds ("El padre", Bartleby) y Marie Howe ("Lo que hacen los vivos", Luna Nueva), y editado los libros "No somos perfectas" (Del Nuevo Extremo, 2006) y "Mujeres políticas y argentinas" (Del Nuevo Extremo, 2009).

¿Mensajes? ¿Comentarios?
mponsowy @ yahoo.com



Publicaciones

Enemigos afuera

Los colores de la inmaculada

No somos perfectas

El padre

Marie Howe

Mujeres políticas y argentinas

Manifiesto vital

Notas de opinión

Notas en LNRevista

Aquí y allá

Estante de preferidos

  • "The Corrections" de Jonathan Franzen
  • "Freedom" de Jonathan Franzen
  • "La noche de los tiempos" de Antonio Muñoz Molina
  • "The Fifth Child" de Doris Lessing
  • "1Q84" de Murakami
  • "Ulises" de James Joyce
  • "White Noise" de Don DeLillo
  • "Falling Man" de Don DeLillo
  • "Me casé con un comunista" de Philip Roth
  • "Pastoral Americana" de Philip Roth
  • "Sábado" de Ian McEwan
  • "Kafka en la orilla" de Haruki Murakami
  • "La Mancha Humana" de Philip Roth
  • "Alta Fidelidad" de Nick Hornby
  • "Abril Rojo" de Santiago Roncagliolo
  • "Cómo ser buenos" de Nick Hornby
  • "Matadero Cinco" de Kurt Vonnegut
  • "Desgracia" de J.M.Coetzee
  • "Las cosas que llevaban" de Tim O´Brien

Pelis

  • "El hombre elefante" de David Lynch
  • "Blue Valentine" de Derek Cianfrance
  • "Singin in the Rain" de Gene Kelley y Stanley Doney
  • "The Day the Earth Stood Still" de Robert Wise
  • "Luz silenciosa" de Carlos Reygadas
  • "Gigante" de Adrián Biniez
  • "La teta asustada" de Claudia Llosa
  • "Slumdog Millionaire" de Danny Boyle
  • "Caramel" de Nadine Labaki
  • "Paranoid Park" de Gus Van Sant
  • "Sin lugar para los débiles" de los hermanos Cohen
  • "El arco" de Kim Ki-duk
  • "Volver" de Almodóvar
  • "Nadie sabe" de Hirokazu Kore-eda
  • "De latir el corazón se me paró" de Jacques Audiard
  • "Caché" de Haneke
  • "La promesa" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "El niño" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "Una historia sencilla" de David Lynch
  • "Los idiotas" de Lars von Trier
Un enemigo

Arnet, gran estafa

Muchos amigos

Por los chicos

Fedro

Hostería Los Pecanes

Miradapuntoart:arte y diseño

Powered by Blogger

Entrevistas y algo más

Poemas

Otros blogs y sitios amigos

Archivos