Goma de borrar
 
jueves, junio 01, 2006
ALGUNAS REFLEXIONES PREVIAS

Por Alejandro Parisi

Para los catalanes el mundial de fútbol ya terminó. Salieron campeones, cantaron sus himnos, sacaron sus banderas a los balcones y ahora tienen todo el verano para disfrutar la victoria mientras "los españoles" y el resto de inmigrantes comenzamos a sufrir desesperadamente: algunos temiendo la suerte que correrán sus equipos, otros hinchando el pecho de orgullo ante la admiración que despiertan aquellos jugadores que los representan.

Durante el franquismo estuvo prohibido hablar en cualquier lengua que no fuera la castellana. En las escuelas de Catalunya, los niños aprendían a escribir en una lengua distinta a la que se hablaba en sus casas. Porque a pesar de todo, en las casas la gente seguía hablando catalán: con las puertas y ventanas cerradas para que no los escuchen las autoridades. El único sitio en el que se podía hablar catalán sin temor era en el estadio del Fútbol Club Barcelona, que poco a poco se convirtió en el bastión del catalanismo. Allí no traducían los insultos, ni los cánticos dedicados al Real Madrid, el club que condensaba a la plana mayor del Gobierno de Franco.

La leyenda cuenta que los árbitros bombeaban al Barça para que siempre perdiera con los equipos de Madrid. Penales inauditos, expulsiones infantiles? Pero la alegría de cada gol parecía justificarlo todo: el encierro, la tortura, el odio a la Capital que prohibía tantas cosas.

Actualmente, en las tribunas del Camp Nou (así se llama el estadio del Barça) se sigue escuchando hablar en catalán, y se dejan ver banderas con la leyenda CATALUNYA IS NOT SPAIN, que confunden a los rubios turistas alemanes, ingleses y norteamericanos, maltratados por el sol del mediterráneo, que esperan fotografiar a Messi y Ronaldinho.

Treinta años después del final de la dictadura, el Fútbol Club Barcelona (gracias a Cryft, Maradona, Ronaldinho ? todos extranjeros) se convirtió en un gran símbolo catalanista (no solo para los nacionalistas, sino para todos los catalanes) y, a la vez, en una máquina comercial que trasciende las fronteras de Catalunya, de España y de Europa.

A muchos catalanes les gustaría tener su propia selección de fútbol y competir como un país más en las competencias internacionales. Por eso, para muchos, el Barça es lo más parecido a una selección nacional y también por eso el festejo de hace un par de semanas fue mundial.

Ahora los catalanes están planeando sus vacaciones, mirando con ironía a los demás españoles, sabiendo que la posible derrota de esa selección (en la que juegan varios catalanes) no les afecta en lo más mínimo. El otro día un amigo catalán me dijo:
­ Se terminó el fútbol hasta septiembre.
Más allá de conocer y comprender estas internas de España (que no es un solo país, como nos enseñaron en la escuela), la frase me dejó atónito. Imaginé las calles de Buenos Aires repletas de banderas y el rumor de las conversaciones, de las estrategias, de las velas encendidas y de los amuletos que lleva cada uno el día del partido.

Volví a mi casa y abrí el placar. Hacía calor, pero eso no me impidió que me pusiera mi camiseta de Argentina de manga larga, y me senté frente al televisor a esperar que comience el Mundial.


posted by Mori Ponsowy at 9:54 a.m.

About Me

Mori Ponsowy (Buenos Aires, Argentina) ha publicado los libros de poemas "Enemigos Afuera" (Primer Premio Nacional Iniciación de la Secretaría de Cultura de la Nación y Mención de Honor del FNA) y "Cuánto tiempo un día", y las novelas "Los colores de Inmaculada" (Premio de la Diputación de Cáceres), "Abundancia" (Premio Internacional de Novela Letrasur 2010) y "Busco un amigo". Ha traducido a las poetas Sharon Olds ("El padre", Bartleby) y Marie Howe ("Lo que hacen los vivos", Luna Nueva), y editado los libros "No somos perfectas" (Del Nuevo Extremo, 2006) y "Mujeres políticas y argentinas" (Del Nuevo Extremo, 2009).

¿Mensajes? ¿Comentarios?
mponsowy @ yahoo.com



Publicaciones

Enemigos afuera

Los colores de la inmaculada

No somos perfectas

El padre

Marie Howe

Mujeres políticas y argentinas

Manifiesto vital

Notas de opinión

Notas en LNRevista

Aquí y allá

Estante de preferidos

  • "The Corrections" de Jonathan Franzen
  • "Freedom" de Jonathan Franzen
  • "La noche de los tiempos" de Antonio Muñoz Molina
  • "The Fifth Child" de Doris Lessing
  • "1Q84" de Murakami
  • "Ulises" de James Joyce
  • "White Noise" de Don DeLillo
  • "Falling Man" de Don DeLillo
  • "Me casé con un comunista" de Philip Roth
  • "Pastoral Americana" de Philip Roth
  • "Sábado" de Ian McEwan
  • "Kafka en la orilla" de Haruki Murakami
  • "La Mancha Humana" de Philip Roth
  • "Alta Fidelidad" de Nick Hornby
  • "Abril Rojo" de Santiago Roncagliolo
  • "Cómo ser buenos" de Nick Hornby
  • "Matadero Cinco" de Kurt Vonnegut
  • "Desgracia" de J.M.Coetzee
  • "Las cosas que llevaban" de Tim O´Brien

Pelis

  • "El hombre elefante" de David Lynch
  • "Blue Valentine" de Derek Cianfrance
  • "Singin in the Rain" de Gene Kelley y Stanley Doney
  • "The Day the Earth Stood Still" de Robert Wise
  • "Luz silenciosa" de Carlos Reygadas
  • "Gigante" de Adrián Biniez
  • "La teta asustada" de Claudia Llosa
  • "Slumdog Millionaire" de Danny Boyle
  • "Caramel" de Nadine Labaki
  • "Paranoid Park" de Gus Van Sant
  • "Sin lugar para los débiles" de los hermanos Cohen
  • "El arco" de Kim Ki-duk
  • "Volver" de Almodóvar
  • "Nadie sabe" de Hirokazu Kore-eda
  • "De latir el corazón se me paró" de Jacques Audiard
  • "Caché" de Haneke
  • "La promesa" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "El niño" de Jean-Pierre y Luc Dardenne
  • "Una historia sencilla" de David Lynch
  • "Los idiotas" de Lars von Trier
Un enemigo

Arnet, gran estafa

Muchos amigos

Por los chicos

Fedro

Hostería Los Pecanes

Miradapuntoart:arte y diseño

Powered by Blogger

Entrevistas y algo más

Poemas

Otros blogs y sitios amigos

Archivos